ERROR POST

En otros artículos hemos hablado de la importancia de la alimentación/hidratación posterior a nuestros entrenamientos.

Así hemos definido a la alimentación post-entrenamiento cómo la más importante para los corredores (ingresa AQUÍ para leer nuestro artículo al respecto).

Sin embargo, existe un gran error de la alimentación post- entrenamiento y en este artículo te explicaremos sobre él.

¿Por qué es importante lo que comemos y bebemos después de entrenar?

Al igual que un vehículo necesita gasolina para moverse; para correr nuestro cuerpo (especialmente nuestros músculos), necesita de energía.

Básicamente, dependiendo de la intensidad del entrenamiento, la fuente de energía predominante variará.

Así, a ritmos lentos y relajados, nuestro cuerpo suele utilizar una mayor cantidad de grasas cómo combustible, mientras que a ritmos rápidos, nuestro cuerpo utiliza una mayor cantidad de hidratos de carbono (a través del glucógeno almacenado en músculos, hígado y el circulante en sangre).

Mientras que nuestras reservas de grasas son prácticamente ilimitadas (a ritmos lentos podríamos correr horas sin quedarnos sin energía), los depósitos de glucógeno se tienden a agotar en entrenamientos superiores a los 90 minutos (aproximadamente).

Luego de un entrenamiento donde hemos exigido a nuestro cuerpo, es importante (y necesario) asegurarnos de que nuestras reservas de glucógeno vuelvan a llenarse y para ello se recomienda el consumo de alimentos/bebidas que aporten hidratos de carbono de rápida asimilación.

Por otro lado, las proteínas también son nutrientes necesarios luego de entrenar y competir duro, ya que ayudarán a que los daños que se hayan producido al correr, puedan repararse rápidamente.

El otro aspecto importante a tener en cuenta es la hidratación, ya que cuando corremos duramente nuestra temperatura corporal se eleva y nuestro cuerpo comienza a transpirar para regular la temperatura.

La intensidad y duración de los entrenamientos/carreras, junto con la temperatura y humedad ambiental, son factores que afectan nuestra temperatura corporal y contribuyen a que transpiremos más.

El gran error de la alimentación post- entrenamiento

Ahora bien, muchos corredores saben esto, pero sin embargo continúan cometiendo día tras día un grave error en su alimentación post-entrenamiento.

El error consiste en la falta de consideración de las circunstancias particulares; muchísimos corredores, se equivocan y al llegar de correr se llenan de carbohidratos (en bebidas o alimentos sólidos) buscando rellenar las reservas de combustible.

data-ad-format="rectangle"

Muchos corredores se desesperan luego de un entrenamiento y se apuran por llenarse de carbos, porque creen que así se podrán recuperarse mas rápido.

No sólo suelen olvidar las proteínas (necesarias para reparar daños), sino que tienen prácticas que suelen significar un consumo desmedido de hidratos de carbono.

Para gran parte de los corredores amateurs (y para casi todos los corredores principiantes), ello significará un aumento de peso y el estancamiento o deterioro de su rendimiento deportivo. 

A ello se le suma el hecho, que muchos corredores, en búsqueda de rendir al máximo en sus entrenamientos, incluyen hidratos de carbono antes de salir a correr y durante los entrenamientos (a través de geles energéticos y/o bebidas deportivas.

Cómo consecuencia de ello, consumen carbohidratos en forma excesiva, antes, durante y después de correr.

Aunque en entrenamientos de elevada intensidad y/o duración estas técnicas nutricionales pueden llegar a ser válidas, hacerlo en entrenamientos de corta duración y/o baja intensidad no presenta beneficios.

Por ello, es importante que sepas y analices de qué te estás recuperando. Es decir, si el estrés al que hemos sometido a tu cuerpo es menor (cómo en un entrenamiento de recuperación o uno intenso de corto duración), la nutrición post- entrenamiento no necesita ser exagerada ni debería ser una preocupación mayor.

Sé inteligente, si has realizado un entrenamiento de corta duración y baja intensidad donde tus reservas de glucógeno apenas se verán afectadas y debería existir un mínimo daño muscular, ¿para qué vas a consumir hidratos de carbono y proteínas en exceso?

 

Vale destacar un aspecto muy olvidado por muchísimos corredores, los alimentos que hemos comido durante todo el día, no desaparecen de nuestro cuerpo por arte de magia (salvo que corras un ultramaratón).

Si tu alimentación diaria es rica en micro y macro nutrientes esenciales (proteínas, hidratos de carbono, grasas -buenas-, vitaminas, minerales, etc) no te desesperes por comer exageradamente después de correr ya que tu cuerpo contará con las herramientas necesarias para recuperarse.

Cuando reforzar tu alimentación post-entrenamiento

Siempre, recuerda analizar cómo ha sido tu nutrición diaria y el esfuerzo físico al que has sometido y/o someterás a tu cuerpo.

Así, tu alimentación post-entrenamiento deberá ser reforzada  si:

– Has realizado entrenamientos intensos y/o de larga duración (cómo un fondo o un entrenamiento de tempo).

– Has corrido luego de horas de no haber ingerido alimentos (cómo cuando corres en ayunas)

– Entrenas dobles o tu próximo entrenamiento se desarrollará en las próximas 8 horas

– Quieres aumentar de peso

– Tu alimentación en las horas previas es realmente deficiente

Loading...