lesiones

Las lesiones  son moneda común entre corredores y una de las principales causas por las que muchos suspenden sus entrenamientos o abandonan el running.

En todo deporte  en el que utilizamos nuestro cuerpo, siempre existe el riesgo de sufrir una lesión y el running no es la excepción.

Por ello, ningún corredor se encuentra libre de sufrir lesiones a lo largo de un plan de entrenamiento.

Claro que existen muchas formas de minimizar el riesgo de lesionarte y muchos errores que te pueden lesionar con una rapidez sorprendente.

El tiempo que dure tu lesión puede ser una verdadera tortura o el momento perfecto para ser analítico, definir causas y estrategias a futuro, y asegurarte que, cuando vuelvas, lo hagas en las mejores condiciones posibles.

Por ello, para que puedas superar una lesión,  volver a correr y disfrutar de cada kilómetro, a continuación te damos cuatro consejos esenciales.

1.- EVALÚA

Inevitablemente, una lesión repercute en el estado de ánimo de un corredor. Así son muchos los que sienten síntomas de depresión ante lesiones que le impiden participar de una carrera o generan un parate durante toda una temporada.

Para que una lesión no genere este tipo de efectos negativos, es importante que seas proactivo y en vez de quedarte sentado llorando por lo que te pasó, aproveches el momento para realizar actividades mas productivas.

Mientras dure tu lesión es un excelente momento para estudiar y analizar cuales fueron las causas que la generaron y cuales son los errores que cometiste para que así suceda.

Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a descubrir las causas de tus lesiones.

Además, es vital que analices y evalúes  tus debilidades y trabajes por convertirlas en fortalezas.

2.- PLANIFICA TU REGRESO

Lamentablemente, cuando dejas de correr y entrenar, comienza un proceso de pérdida de la forma física que va aumentando con el transcurrir de los días, semanas y meses.

En las últimas fases de tu lesión, es recomendable comenzar a planificar tu regreso,  siendo  objetivo y analizando qué tan largo ha sido parate y cuales eran tus antecedentes antes de la lesión.

Si has dejado de correr por mas de 3 meses, deberás ser extremadamente cauteloso y paciente, ya que aunque no sea como volver a correr de cero, será muy parecido (al menos las primeras semanas). Si tu parate ha sido inferior a las dos semanas, podrás ser mas “temerario” y un poco menos precavido.

No solo deberás planificar tus entrenamientos y descansos, sino la duración total de tu puesta a punto. El objetivo debería ser volver a adquirir el hábito del running y permitir que tu cuerpo se adapte nuevamente a la actividad física.

RELACIONADO

LOS TRES PILARES PARA SER UN CORREDOR ETERNO

Para aquellos corredores que eran rápidos y resistentes antes de dejar de correr, puede ser muy difícil aceptar que sus rendimientos luego de un parate no sean los mismos.

Cuando llegue el momento de volver a correr, es importante que no seas ambicioso y recuerdes que tus extremidades, tu corazón y tus pulmones no han estado corriendo y  sentirán el esfuerzo al que lo sometas.

Para aquellos corredores con años de experiencia, puede ser “fácil” exigir a su cuerpo y obligarlo a correr rápido o elevados volúmenes, pero el costo y riesgos pueden ser elevados (podrías lesionarte mientras vuelves a correr).

Si has dejado de correr por mucho tiempo y te cuesta mucho correr en forma constante, alternar algunos minutos caminando y otros corriendo  es una alternativa válida que no debería ser despreciada.

3.- CONCÉNTRATE EN LO QUE PUEDES HACER

En vez de deprimirte por los entrenamientos que te estás perdiendo y cargar tu mente con pensamientos negativos, es importante que concentres en lo que sí puedes hacer.

Dependiendo de la naturaleza de la lesión,  puede ser posible mantener una excelente condición física a través de diferentes estrategias.

El entrenamiento cruzado a través de actividades de bajo impacto, suelen ser una alternativa perfecta para un corredor lesionado.

Sin embargo, no es la única opción a tu alcance, ya que aprovechar tu tiempo lesionado para entrenar otras zonas de tu cuerpo también puede ayudarte. 

Mientras estás lesionado, es una buena oportunidad para que focalices tu atención a algunas zonas olvidadas (siempre que no sean las lesionadas):

Músculos del core.

– Tren superior.

Tobillos.

Aunque pocos corredores lo saben, fortalecer los músculos de la zona lesionada, también es posible. Aquí te contamos como hacerlo.

4.- EL NUEVO DESAFÍO

La constancia y la disciplina son dos habilidades indispensables para un corredor exitoso.

Aplicar estas dos habilidades a tu plan de entrenamiento es la clave del éxito de un corredor saludable y aplicarlas a la rutina de recuperación es la  gran herramienta para superar una lesión.

Es decir, aplica la constancia y la disciplina en el diseño de un plan de recuperación específico para tu lesión y objetivos.

Sin dudas, gran parte del diseño de este plan deberá ser provisto por el profesional médico tratante, pero ello no significa que tú no puedas hacer tus aportes. Después de todo nadie te conoce mejor que tú.

Durante todo el proceso, es vital que seas inteligente y te manejes con prudencia. Nunca lo olvides.

flickr photo by Peter Mooney http://flickr.com/photos/peterm7/17738722890 shared under a Creative Commons (BY-SA) license

Loading...