Loading...

Seguramente alguna vez te haya pasado que has tenido un pésimo día en tu trabajo y cuando llega la hora de salir a correr te sientes cansado y sin fuerzas.

Otras veces en medio de una carrera, nos llenamos de pensamientos negativos que nos dicen “no puedo mas”, “mejor bajo la velocidad”,  “no voy a llegar a la meta”, etc.

En estos días es cuando entablamos una lucha entre nuestro cansancio mental y nuestro cansancio físico, pero ¿realmente estamos cansados para correr?.

Estudios

Tan grande es la influencia de nuestra mente en nuestro rendimiento deportivo, que investigadores de la Universidad de Bangor realizaron una investigación  para determinar los efectos de la fatiga mental en ciclistas entrenados.

Para realizar el estudio, se les solicitó a los participantes andar en bicicleta luego de realizar durante 90 minutos trabajos mentales (grupo 1) o 90 minutos viendo documentales emocionalmente neutros.

Mientras que las respuestas fisiológicas no presentaron diferencias entre los 2 grupos, la percepción del esfuerzo físico fue mucho mas elevada en el  grupo mentalmente fatigado (grupo 1), lo que generó el sentimiento de haber llegado a su nivel de esfuerzo máximo antes y rendirse aún mas temprano.

Los investigadores creen que la percepción del cansancio influye significativamente  en el rendimiento, ya que el cerebro se rinde y envía señales al resto del cuerpo para que nos detengamos aun cuando el cuerpo no presenta signos físicos de estar exhaustos.

Una vez que tenemos en cuenta la importancia de nuestro cerebro en nuestro rendimiento, podemos pensar cómo hacer para lograr entrenarlo o engañarlo para poder lograr el máximo rendimiento.

Un Estudio de la Universidad de Brimingham, en Inglaterra, mostraría que se puede “engañar” a la mente para trabajar mas duro, ya que dividieron  en 2 grupos a ciclistas  a los que les dieron bebidas energéticas con glucosa o maltodextrina y bebidas endulzadas artificialmente (sin hidratos).

Los dos grupos informaron sentir el mismo nivel de esfuerzo y el rendimiento fue similar consumiendo o no la bebida con hidratos de carbono.

Sin dudas, correr no sólo requiere entrenamiento físico sino también mental; ya sea para afrontar los desafíos que las carreras y entrenamientos nos presentan sino también para superar el “no tengo fuerzas para hacerlo”.

Loading...