adelgazar-fracaso

Son muchísimas las personas que están en la búsqueda desesperada por adelgazar.

En este artículo te contaremos las 4 cosas que no estás teniendo en cuenta  y que  te están haciendo fracasar.

¿QUÉ NECESITAS PARA ADELGAZAR?

Básicamente, para adelgazar  necesitas quemar más calorías de las que  ingresan a tu cuerpo a través de lo que comes diariamente.

Para ello existen dos claves a tener en cuenta:

1) Aumentar tu gasto energético

Aumentar el gasto energético, significa gastar más calorías diariamente.  ¿Como gastas calorías?   Mira

Los dos grandes factores que influyen en el gasto energético, es el metabolismo basal y la actividad física que realizas.

Aunque pocos lo tienen en cuenta, procesos fisiológicos  como los latidos del corazón, la función cerebral, la respiración, la digestión y otros, consumen energía(metabolismo basal).

El metabolismo basal de cada persona es diferente, pero una gran parte del consumo energético total diario de una persona (entre el 60/70%) es consecuencia de estos procesos fisiológicos.

La actividad física, es otro componente sumamente importante en lo que hace a gasto energético. Si eres una persona activa, quemas más calorías que alguien que pasa todo el día sentado.

data-ad-format="rectangle"

Si deseas calcular cuál es tu gasto energético diario, te invitamos a probar la nuestra calculadora.

2) Consumir menos calorías

Este segundo concepto es bastante conocido por muchos. Las famosas “dietas”.

El sentido es muy simple.  Cuando la energía que entra es mayor a la energía que gastas (balance energético positivo) , las personas aumentan de peso; cuando la energía que gastas es mayor a la energía que entra (balance energético negativo), la gente pierde peso.

Si existe equilibrio entre lo que gastas y lo que ingresa a tu cuerpo, mantendrás tu peso.

data-ad-format="rectangle"

Los tres macronutrientes de tu dieta diaria: carbohidratos, grasas y proteínas contienen energía y por lo tanto contribuyen al ingreso de energía a tu cuerpo.

Según como sea tu dieta, la proporción de energía que es aportado por cada uno de estos macronutrientes es variable. Algunas personas llevan una dieta con un aporte energético de 80% de carbohidratos, mientras que otras se manejan en el rango del 60/70%.

Asimismo, es importante destacar que no solo la cantidad de carbohidratos, grasas y proteínas que consumes es relevante, ya que cada uno de estos tienen un aporte energético diferente.

Así,  la grasa contiene 9 calorías por gramo, mientras que las proteínas y carbohidratos contienen 4 calorías por gramo.

Hay otro compuesto en los alimentos que puede contribuir a tu ingesta de energía: el alcohol que aporta 7 calorías por gramo.

Pese a que ambas técnicas son perfectas para adelgazar, existen algunas cosas que quizás no tienes en cuenta y te están ayudando a fracasar. Veamos las 4 que más se repiten.

1.- DUERMES POCO

El sueño juega un papel importante en tu salud física y emocional, ayuda a  la función cerebral, lo que reduce el riesgo de enfermedades crónicas, promueve el bienestar mental, fortalece el sistema inmunológico.

Además de hacer que te sientas mejor, el sueño es el momento en el que tu cuerpo repararegenera los daños que se producen como consecuencia de tus entrenamientos. Además, mientras duermes se construyen huesos y músculos.

Dormir pocas horas al día,  aumenta tu sensación de cansancio, lo que puede afectar tu deseo de practicar actividad física y la percepción del agotamiento frente a entrenamientos o carreras.

Otros efectos negativos de la falta de sueño:

.- Problemas con la regulación de la temperatura corporal.

.- Aumento de cortisol (la hormona del estrés).

.-  Declive en la función inmune.

.-  Aumento de los niveles de hormonas inflamatorias tales como la  C-reactiva.

Quizás te estés preguntando qué tiene que ver esto con adelgazar. Pues, aunque probablemente no lo tengas en cuenta, dormir pocas horas te puede hacer mas susceptible de sufrir antojos por comida chatarra y así arruinar cualquier esfuerzo que estés realizando (ingresa AQUÍ).

 

2.- NO ESTÁS CONTANDO LAS CALORÍAS DE LAS BEBIDAS QUE CONSUMES

La hidratación de un corredor es un aspecto importante, no solo para el rendimiento deportivo sino también para el consumo de calorías sin que te des cuenta.

Para evitar que tus bebidas aporten elevadas cantidades de calorías y te hagan aumentar de peso sin darte cuentate recomendamos que tengas en cuenta estas precauciones:

.- EVITA LAS BEBIDAS CON ALCOHOL

Las bebidas con alcohol presentan una serie de dificultades que combinadas pueden ser terribles.

En primer lugar, las bebidas con alcohol (cualquiera sea), aportan calorías. La cantidad de energía que aporta un gramo de alcohol es tanta como 7 kcal, recordemos que es una cantidad bastante importante ya que es considerablemente más de las que aportan cada gramo de hidratos de carbono y proteínas (unas 4 kcal/g) y un poco menos que las que aportan las grasas (9 kcal/g).

El segundo problema que genera el alcohol es que cuando se bebe, se suelen consumir una cantidad  elevada y muchas veces sin control. Una persona se junta con amigos y empieza tomando una cerveza, pasan las horas y seguramente haya tomado algunas más. Otros cenan con vino, algunos beben una sola copa, otros más.

Con cada vaso o copa de la bebida con alcohol, estás consumiendo una gran cantidad de calorías, sin siquiera darte cuenta. El resultado: engordas.

El tercer problema es que muchas bebidas alcohólicas contienen azúcar, lo que significa una mayor cantidad de calorías, agravando el problema.

.- EVITA LAS BEBIDAS CON AZÚCAR AGREGADA Y CUALQUIERA DE SUS VARIANTES

Los carbohidratos son fuente de energía mientras corres, pero no la única fuente. Los carbohidratos también son conocidos como azúcares.

Existen diferentes tipos de carbohidratos: monosacáridos, disacáridos, oligosacáridos y polisacáridos. El azúcar de mesa es un disacárido.

Hay alimentos como la leche o las frutas que contienen azúcar en forma natural(lactosa y fructosa), y otros alimentos industrializados o caseros  a los que se le agrega azúcar (para endulzarlos, aumentar el sabor, etc).

Si deseas adelgazar, es indispensable que evites las bebidas con azúcar agregada. Chequea la información nutricional y asegúrate de que tus bebidas no contengan: sacarosa; jugo de caña; miel de caña; edulcorante de maíz; miel de maíz, dextrosa; fructosa; concentrados de jugo de frutas; glucosa; miel; azúcar invertida; maltosa; etc.

3.- ESTRÉS

El cortisol se conoce popularmente como la hormona del estrés y nos puede producer obesidad troncular, ya que redistribuye la grasa, hace que tengamos más grasa en la zona abdominal y menos en los brazos y las piernas.

El cortisol (hidrocortisona) es una hormona hormona esteroidea, o glucocorticoide, producida por la glándula suprarrenal   (ubicadas encima de los riñones) que se libera como respuesta al estrés y a un nivel bajo de glucocorticoides en la sangre.

Es decir, la misión del cortisol es ayudarnos a sobrevivir en situaciones de estrés, cuando nos forzamos demasiado aumentamos el estrés diario en nuestro cuerpo, y eso provoca un estado de liberación de cortisol crónica.

Este estado de liberación de cortisol puede hacer que almacenemos el exceso de grasa como un instinto de supervivencia.

El cortisol provoca el aumento de insulina y la elevación de estos niveles desencadena un aumento del apetito, especialmente por consumir dulces y féculas. Esta forma de comer favorece el almacenamiento de grasa, generando altos niveles desustancias inflamatorias en el hígado.

Por otro lado, el cerebro también se ve afectado, pues al intentar aliviar el estrés con comida, activamos el centro de recompensa del mismo; por ejemplo, comer un helado o unas papas fritas nos crea una sensación de bienestar, pero una vez ha pasado el efecto, sentimos deseos de consumir más de esos alimentos que, supuestamente, nos relajan.

Por tal motivo, es importante saber cómo manejar el estrés y conocer la forma en cómo nuestras emociones estimulan nuestro deseo de comer, para desarrollar estrategias que nos ayuden a alimentarnos mejor y a evitar ganar esos kilos que pueden ocasionarnos serios daños.

4.- NO ESTÁS ENTRENANDO LO SUFICIENTE

Ya te explicamos que para adelgazar, es vital aumentar el gasto energético. Una excelente forma de hacerlo es entrenar más.

Si estás corriendo y no estás viendo los resultados, echa un vistazo a tu calendario y anota las veces que has corrido este mes.

Salir a correr una vez a la semana 40 minutos o un par de veces 20 minutos, no te hará quemar las calorías necesarias para que sientas el descenso de peso.

Aumenta gradualmente el kilometraje que corres, sé constante  y consistente en tus entrenamientos  y sin darte cuenta pronto estarás descendiendo de peso.

Loading...
Comparte
  • 29
    Shares