PROTEÍNA C REACTIVA

PROTEÍNA C REACTIVA: Qué es y qué pasa cuando está ALTA

¿Te hiciste un análisis de sangre y observaste valores altos de PROTEÍNA C REACTIVA?

¿Quieres saber qué es la PROTEÍNA C REACTIVA (pcr) y qué pasa cuando la tienes ALTA?

Sigue leyendo y te damos las respuestas a todas tus preguntas de forma fácil y entendible (bien explicado).

QUÉ ES LA PROTEÍNA C REACTIVA

La proteína C-reactiva es sintetizada por el hígado, circula por nuestra sangre y funciona cómo un biomarcador de la inflamación que sufre tu cuerpo.

Los niveles en sangre de la proteína C-reactiva, aumentan y disminuyen en respuesta a la inflamación.

A mayor cantidad de esta proteína, mayor es tu inflamación (y viceversa).

Para saber cómo se encuentran tus niveles de proteína C-reactiva, será necesario que te realices un análisis de sangre, que revelará tus niveles de inflamación general, por lo que no sirve para identificar una localización exacta.

La proteína C reactiva se mide en miligramos de PCR por litro de sangre (mg / L).

En general, un nivel bajo de proteína C reactiva es mejor que uno alto, porque indica menos inflamación en el cuerpo.

Según la Clínica Cleveland, valores de menos de 1 mg / L indica que tienes un bajo riesgo de enfermedad cardiovascular.

Valores entre 1 y 2,9 mg / l significa que estás en riesgo intermedio y valores superiroes a a 3 mg / L significa que tienes un alto riesgo de enfermedad cardiovascular.

Valores superiores a 10 mg / L puede indicar la necesidad de realizar más pruebas para determinar la causa de una inflamación tan significativa en su cuerpo.

Esta lectura especialmente alta puede indicar la existencia de enfermedades como una infección ósea u osteomielitis; un brote de artritis autoinmune; tuberculosis; lupus; cáncer u otra infección significativa.

Cuáles son los síntomas de valores altos de PCR

Los niveles altos de proteína c reactiva no tienen síntomas visibles ni notorios.

Qué causa valores altos de proteína c reactiva

Como ya dijimos, los valores altos de proteína c reactiva surgen en tu análisis de sangre cuando tienes altos niveles de inflamación.

Lamentablemente, el análisis en sí no te explicará la causa de tus niveles de inflamación.

El alto nivel de PCR en la sangre puede ser causada por una amplia variedad de afecciones, desde infecciones comunes hasta cáncer.

PROTEÍNA C REACTIVA Y LA SALUD DE TU CORAZÓN

Si tienes colesterol alto, es probable que te hayan dicho que reduzcas el número de LDL (el «colesterol malo» que puede obstruir tus arterias) para asegurar la salud de tu corazón.

Como las investigaciones muestran que solo el 50% de las personas que sufrieron ataques cardíacos tenían niveles altos de LDL, se utiliza el test de proteína C reactiva para ayudar a determinar quién está en riesgo.

Como el colesterol LDL no solo cubre las paredes de las arterias, sino que también las daña y genera inflamación, el test de proteína c reactiva sirve para verificar tu salud .

corazón
El test de proteína c reactiva puede ayudarte a reducir riesgos de ataques cardíacos.

Un Estudio encontró que las pruebas de niveles de PCR son un mejor indicador de la enfermedad cardiovascular que la prueba de LDL.

Pero, es importante saber que una prueba de PCR no es una prueba para detectar enfermedades del corazón. Es una prueba de inflamación en el cuerpo.

La American Heart Association (AHA) recomienda las pruebas de proteína c reactiva para evaluar a los pacientes con un riesgo intermedio de enfermedad cardíaca.

Sin embargo, la AHA no recomienda realizar pruebas de rutina de pcr en pacientes que no tienen un alto riesgo de enfermedad cardíaca.

PROTEÍNA C REACTIVA Y LOS RUNNERS

El elevado volumen y/o intensidad de entrenamiento y competiciones, pueden generar altos niveles de inflamación en el cuerpo de un corredor.

Por ello, resulta indispensable ser inteligente en la planificación de los entrenamientos y carreras, de manera de permitir que nuestro cuerpo se recupere luego de un elevado esfuerzo.

Además de ello, tener una rutina de recuperación adecuada es clave para mantener en óptimas condiciones la salud de un corredor y garantizar que pueda rendir al máximo.

Afortunadamente, el running y la actividad física en general son una excelente forma de mantener la inflamación a niveles bajos.

Así, en un Estudio (Ford Es), se detectó que las personas que realizan actividad física en forma frecuente tienden a tener valores de proteína c-reactiva  menores que aquellas personas que tenían un estilo de vida sedentario.

Asimismo, en otro Estudio realizado en corredores (Daray et al) , se compararon los efectos en los valores de proteína C-reactiva del entrenamiento de resistencia y de fuerza durante 15 semanas de entrenamiento para los 42 kilómetros .

En base a los resultados del Estudio, los investigadores concluyeron que la combinación de entrenamiento de resistencia aeróbica y fuerza puede ser una forma efectiva de reducir los valores de inflamación (mas efectiva que el entrenamiento de resistencia aeróbica solo).

Claro que para ello, deberemos trabajar a volúmenes e intensidades que nuestro cuerpo pueda soportar y tolerar, y ayudarlo con hábitos alimenticios correctos  y un estilo de vida acorde a las exigencias a las que lo sometemos.

Así, los entrenamientos de un volumen elevado, tienden a elevar la inflamación y por ende los valores de la proteína C-reactiva.

Cómo consecuencia de ello, vale mencionar los resultados de un estudio de 90 corredores (70 hombres y 20 mujere) que demostraron un aumento significativo de la proteína C-reactiva inmediatamente y hasta 24 horas después de correr un maratón. Los valores normales volvieron a los 2/6 días posteriores.

Vale mencionar los resultados de un estudio realizado en corredores que participaron de distancias que van desde los 15 kilómetros hasta los 88 kilómetros.

Los resultados del Estudio demostraron que en carreras menores a 21 kilómetros, el aumento de la proteína C-reactiva fue mínimo (en corredores bien entrenados), mientras que después de un ultramaratón de 88 kilómetros el aumento fue significativo (comparable a los valores de pacientescon pequeños infartos de miocardio).

En virtud de los Estudios  reseñados, podemos afirmar que los valores de proteína C-reactiva, se elevan luego de duras competencias o entrenamientos de volúmen elevado (superior a los 21 kilómetros).

Cómo consecuencia de ello, resulta indispensable luchar contra la inflamación en esta situaciones.

Sin embargo, es importante señalar que las capacidades de adaptación de nuestro cuerpo son realmente elevadas, ya que cuanto mas entrenamos, mayor capacidad luchar contra la inflamación tendremos (según estudio de Liesen et. al).

Referencias
Does exercise reduce inflammation? Physical activity and C-reactive protein among U.S. adults (Ford Es) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12192226

Endurance and resistance training lowers C-reactive protein in young, healthy females (Daray et al.) ttp://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21970447

Strenuous exercise: analogous to the acute-phase response? (Weight et al.) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1721863

C reactive protein concentrations during long distance running (Strachan et al.) http://www.bmj.com/content/289/6454/1249.pdf%2Bhtml

Modifications of serum glycoproteins the days following a prolonged physical exercise and the influence of physical training (Liesen et. al) http://link.springer.com/article/10.1007%2FBF00430954

Loading...
loading...