En la elaboración de nuestro plan de entrenamiento, es clave tener en cuenta la inclusión de entrenamientos aeróbicos y entrenamientos anaeróbicos.

Para ello, será clave conocer las diferencias entre un sistema energético y otro, a fin de asegurarnos de incluir sesiones que favorezcan cada uno de ellos y poder lograr lograr nuestra mejor marca.

Funcionamiento de los sistemas

Para realizar actividad física, nuestro cuerpo necesita descomponer el glucosa (azúcar) y convertirlo en glucógeno para que pueda ser utilizado como energía o combustible.

Cuando el cuerpo tiene un suministro adecuado de oxígeno para este proceso, lo llamamos respiración aeróbica. Cuando no hay suficiente oxígeno, como cuando se realiza un sprint, esto se llama respiración anaeróbica.

Entonces, en un entrenamiento méramente aeróbico, con tu respiración obtienes la cantidad necesaria para abastecer a tus músculos de la energía necesaria para el esfuerzo físico que estas realizando. Un ejemplo de entrenamiento aeróbico  sería un  trote muy suave, que te permita tener una cómoda conversación mientras corres.

Como consecuencia de este proceso de obtención de energía, se producen productos de deshechos como el dióxido de carbono y agua,  que son principalmente descartados con nuestra exhalación.

Cuando el oxígeno que respiras no es suficiente, tu cuerpo necesitará de otros procesos para asegurar la adecuada provisión de energía, por lo que el sistema anaeróbico o respiración anaeróbica comenzará a funcionar.

En este sistema, los músculos comenzarán a descomponer la glucosa, pero en vez de producir dióxido de carbono y agua, se generará ácido láctico.

Cabe resaltar que,  estos dos sistemas no trabajan de manera absoluta, es decir cuando corremos no lo hacemos  100% aeróbicamente o anaeróbicamente (hay influencia de ambos).

Importancia para nuestro plan de entrenamiento

Conocer las diferencias entre ambos es clave  para la diagramación de nuestro plan de entrenamiento ya que dependiendo de la distancia de la carrera en la que quieras participar te convendrá profundizar tus entrenamientos para prepararte aeróbicamente o anaeróbicamente.

Si participarás de competencias de 1500 m necesitarás mucha mas energía anaeróbica que en un maratón, cuyo principal recurso energético será provisto aeróbicamente.

Importancia para la estrategia de carrera

En lo que hace a tu estrategia de carrera, deberías saber que si comienzas a correr demasiado rápido en medio de una competencia y tu cuerpo requiere energía a través de los procesos anaeróbicos, la pronta generación del producto de deshecho (ácido láctico) afectará tu rendimiento.

Cometer este error en un maratón es aún mucho mas grave; básicamente porque cuanto mas rápido corres, mas energía quemas.

En una competencia de fondo reservar la mayor cantidad de combustible para la etapa fínal de la carrera es vital. Si corres demasiado rápido cuando comienzas la carrer, agotarás tus reservas de combustible de una manera mucho mas rápida y será difícil que puedas reponerte de este error.

Imagen |  filmvanalledag

Diferencias entre entrenamientos aeróbicos y entrenamientos anaeróbicos

email

  • http://www.facebook.com/antonio.ortiztrejo.7 Antonio Ortiz Trejo

    muchas gracias exelentes tipsssss

     

    • Anónimo

      Es un placer!