Hasta 50% OFF! BLACK FRIDAY

Qué es el ÁCIDO LÁCTICO y como afecta tu rendimiento cuando corres

¿Crees que el ácido láctico es lo que te hace no poder correr rápido por mucho tiempo? Te aseguramos que estás completamente EQUIVOCADO!

A continuación, te contaremos por qué todo lo que crees sobre el ácido láctico es COMPLETAMENTE ERRÓNEO y te explicaremos la importancia de conocer a fondo al tan temido ácido láctico.

Anuncios

En síntesis:

  • Ni el ácido láctico ni el lactato, son los responsables de las agujetas, los calambres, la acidosis muscular, ni la fatiga.
  • Tampoco daña las fibras musculares, sino que es absolutamente necesario para un metabolismo energético eficaz.
  • El lactato es una «fuente de energía» cuando practicas ejercicio. Alrededor del 75 por ciento del lactato que produce durante el ejercicio se utiliza como fuente moderada de energía; el otro 25 por ciento se filtra a la sangre, que es como los científicos prueban los niveles de lactato durante el ejercicio.
  • Mientras más capaz seas de procesar lactato, mayor será tu capacidad de  lograr altos niveles de rendimiento.
  • En los corredores bien entrenados con una alta capacidad de captación de oxígeno, el exceso de ácido láctico se produce más tarde que en los corredores menos entrenados.
Anuncios

Hecho un breve resumen de lo que vas a aprender en este artículo, te invitamos a leer el artículo en profundidad y entender los motivos de estas afirmaciones.

Qué es el ácido láctico

El ácido láctico y el lactato se utilizan a veces indistintamente aunque sean técnicamente diferentes.

El ácido láctico es la unión del lactato con un ion hidrógeno. Es el ion hidrógeno del ácido láctico el que contribuye a la sensación de ardor en los músculos durante el ejercicio, no el lactato.

Resulta que el lactato nos ayuda reciclándose en nuestro sistema para proporcionar energía a nuestros músculos.

Veamos más detalles sobre esto de forma sencilla.

El lactato (no ácido láctico) es producido por el cuerpo en respuesta al ejercicio aeróbico y sirve como combustible para los músculos, retrasa la fatiga y previene las lesiones.

El ácido láctico contiene un protón adicional y no es producido por el cuerpo en absoluto durante el ejercicio. Básicamente, el lactato es ácido láctico pero sin un protón.

☑ El cuerpo produce y usa lactato, no ácido láctico. El lactato no es fundamentalmente negativo. Nuestro cuerpo produce entre 0,7 y 1,8 mmol cada hora, incluso en reposo, de modo que la glucólisis -la descomposición de la glucosa para producir energía- puede tener lugar durante el ejercicio de intensidad baja a media. El lactato también, como se oye una y otra vez, no daña las fibras musculares, sino que es absolutamente necesario para un metabolismo energético eficaz.

La formación, intercambio y utilización del lactato, representa una forma importante de distribuir la energía de los carbohidratos que consumimos.

La ventaja del lactato como intermediario metabólico, es que puede desplazarse rápidamente entre distintos tejidos.

Alrededor del 75 por ciento del lactato que produce durante el ejercicio se utiliza como fuente moderada de energía; el otro 25 por ciento se filtra a la sangre, que es como los científicos prueban los niveles de lactato durante el ejercicio.

Por ello, el lactato es una fuente de energía y durante la actividad física se utiliza como sustrato energético del músculo esquelético, el corazón, y el cerebro.

Anuncios

El lactato (lo que sueles conocer como ácido láctico) es esencial para el ejercicio físico. Veamos como interviene:

✓ Ayuda a reforzar las mitocondrias, centrales de energía dentro de cada una de sus células musculares.
✓ El entrenamiento intervalado de alta intensidad (HIIT) en el que realiza sesiones cortas de ejercicio muy extenuante seguido de recuperación es especialmente efectivo en el desarrollo de su umbral de lactato.
✓ Mientras más capaz seas de procesar lactato, mayor será tu capacidad de  lograr altos niveles de rendimiento.

La mayoría de los corredores (y deportistas en general), creen que el lactato es un producto de deshecho del metabolismo anaeróbico del músculo (cuando corres extremadamente rápido) y que causa la fatiga muscular local mediante el aumento de la acidez de los tejidos.

Sin embargo, actualmente existen pruebas de que el lactato no es un enemigo del rendimiento deportivo ni del corredor.

Como es normal seguir escuchando que las piernas duelen como consecuencia de la acumulación del ácido láctico y deseamos eliminar uno de los mitos mas instalados en el deporte, a continuación te contamos las razones por las que el lactato no es un enemigo de los corredores.

El lactato se produce durante cualquier forma de ejercicio, pero se metaboliza inmediatamente cuando hacemos ejercicio en la zona de confort. Sólo cuando vamos a gran velocidad, el cuerpo produce tanto ácido láctico durante la producción de energía que ya no puede descomponerse durante la actividad.

Esto es tanto una maldición como una bendición. Porque mientras por un lado se produce lactato, que el cuerpo puede utilizar bien para la producción de energía, los iones de hidrógeno del ácido láctico impiden exactamente eso. El final de la historia: el cuerpo no puede soportar más.

Ese es el momento en que empieza a doler. Este es el dolor de «no puedo más». Se reconoce por el hecho de que el cuerpo empieza a hablar de repente y saca de una reserva de palabrotas hasta entonces desconocida.

Para que entendamos realmente lo que quiere decir, el cuerpo doliente recurre a los siguientes recursos estilísticos: Vómitos, ardor en los pulmones, ardor en los músculos, mareo implícito, vacío en la cabeza (excepto por una voz que grita «¡¡¡Para!!!» en tu oído interno).

Qué NO ES el ácido láctico

A continuación, te contamos tres datos claves que te harán cambiar tu percepción sobre el lactato y te ayudarán a descubrir que en vez de entrenar para eliminarlo, es necesario entrenar para utilizarlo y aprovecharlo:

No es producto de deshecho

La formación de lactato puede ocurrir perfectamente bajo condiciones aeróbicas y no solo anaeróbicamente como se pensaba.

Es decir, aún cuando corres lentamente, el lactato circula y es utilizado por tu cuerpo.

El lactato no es un producto de desecho y de hecho es un importante precursor de la gluconeogénesis (generador de glucosa) en el cuerpo, concretamente en el hígado.

No es el responsable de la fatiga

Ademas de la existencia de Estudios indican que el lactato tiene un mínimo o ningún efecto sobre la fatiga, Nielsen demostró que los altos niveles de lactato ayudan a restaurar parcialmente la función de las células musculares en un estado de despolarización.

Por lo tanto, si  tus músculos no producen grandes cantidades de lactato durante el ejercicio de alta intensidad los músculos se fatigan en mucho antes.

No es el culpable de las agujetas

Las agujetas generan sensación de dolor y rigidez en los músculos que puede producirse después de las 1 y 5 días después del ejercicio físico.

Estas molestias musculares pueden provocar que nuestros movimientos al correr sean torpes y dolorosos, afectando en consecuencia el rendimiento de un corredor.

Aunque el 90% de los corredores suele creer que las agujetas son consecuencia de la acumulación de ácido láctico en los músculos, es la teoría que mas refutaciones ha tenido.

La Teoría del ácido láctico esta basada en la suposición de que el ácido láctico continúa siendo producido después de la actividad física.

La acumulación de productos de deshecho dentro de los músculos causaría un estímulo nocivo y la percepción de dolor posterior a la actividad física.

Anuncios

Sin embargo, algunas investigaciones  (Hermansen & Stensvold) señalan que el ácido láctico tiende a ser removido luego de 1 hora de la actividad física.

Asimismo, Estudios (Schwane  et al) realizados al correr cuesta abajo demostraron una mayor aparición de agujetas (en comparación a correr sin cuestas) aunque la producción de ácido lactico fue menor.

Como funciona el lactato cuando corres

Siempre que te muevas en la zona aeróbica mientras corres, el lactato se oxida con el oxígeno dentro de las células musculares, libera energía adicional muy rápidamente y, por tanto, hasta una determinada concentración, no reduce el rendimiento, sino que es beneficioso.

Como el lactato se descompone continuamente durante la producción de energía aeróbica, su concentración no aumenta excesivamente.

El suministro de energía funciona de forma óptima, la glucosa se convierte completamente en dióxido de carbono y agua con un suministro suficiente de oxígeno, y no se acumula acidosis en el proceso.

Durante el ejercicio intenso, (desde correr una carrera hasta surfear), tu ritmo de respiración aumenta para entregar más oxígeno a los músculos que trabajan.

Algunos ejercicios son tan intensos, que tu cuerpo no puede usar el oxígeno lo suficientemente rápido como  para generar energía.

Para estas intensas e intensas ráfagas de actividad, tu cuerpo necesita pasar al modo anaeróbico, durante el cual la energía almacenada en tu cuerpo se descompone en un compuesto llamado piruvato.

Anuncios

Durante un esfuerzo elevado y continuado, se produce piruvato, un producto metabólico intermedio.

Cuando hay mucho oxígeno disponible en las células, el piruvato se descompone y se convierte en ATP para ser utilizado como energía.

Sin embargo, cuando una persona realiza un ejercicio de alta intensidad, es probable que su cuerpo no pueda suministrar oxígeno a las células a un ritmo suficientemente rápido, creando lo que se denomina un entorno anaeróbico en la célula (anaeróbico = sin oxígeno).

Cuando esto ocurre, el piruvato se acumula en la célula muscular y se convierte rápidamente en lactato, liberando además un ion hidrógeno libre en el proceso.

Para eliminar este atasco y reanudar la producción de energía, el lactato y el ión hidrógeno se unen en forma de ácido láctico para poder ser eliminados de la célula y pasar a la sangre.

Una vez que el ácido láctico se elimina de la célula muscular, se disocia, y el lactato y el ion hidrógeno existen por separado en la sangre.

No es exactamente el ácido láctico el que se acumula en los músculos creando un problema, sino que hay una acumulación de iones de hidrógeno y de lactato en la sangre que puede acabar afectando el rendimiento.

Un exceso de estos componentes en la sangre podría dar lugar a condiciones de acidez que serían perjudiciales para otras estructuras del cuerpo.

El problema es que la producción exagerada de lactato, termina generando acidosis muscular y ahí comienzan los problemas.

Esto sucede si concentración de ácido láctico se acumula a más de 15 mmol de lactato/litro de sangre. El resultado será que todas las funciones musculares se verán restringidas y acaban por fatigarse hasta el punto de fallar por completo.

Con esta acumulación de lactato, incluso el sistema cardiovascular de un triatleta profesional ya no es capaz de proporcionar el suministro de oxígeno necesario para iniciar la degradación.

El contenido de lactato en sangre es tan elevado que el deportista se ve obligado a dejar de hacer ejercicio.

En resumen: el ácido láctico se forma cuando las células musculares no tienen suficiente oxígeno para utilizar sus otras fuentes de energía.

Umbral aeróbico y anaeróbico

El aumento de lactato se forma durante la producción de energía del ejercicio de resistencia intenso y prolongado, y esto está estrechamente correlacionado con el VO2máx.

El vo2max es la capacidad del cuerpo humano para transportar y usar oxígeno para producir energía en un período de tiempo determinado.

Si tu vo2max es bajo, tu capacidad para transportar oxigeno es menor y por lo tanto la velocidad a la que el lactato se empiece a acumular en forma exagerada será menor que la de otro corredor con un vo2max más alto.

En los corredores bien entrenados con una alta capacidad de captación de oxígeno, el exceso de ácido láctico se produce más tarde que en los corredores menos entrenados.

Si superas tu límite personal de rendimiento de resistencia en una situación metabólica en la que el suministro de oxígeno muscular ya no está garantizado -por ejemplo, si corres demasiado rápido para tu nivel de rendimiento o realizas repetidamente tramos rápidos en una maratón-, el suministro de energía tiene lugar de forma anaeróbica, sin la ayuda de oxígeno fuera de las células, y el efecto inicialmente positivo del lactato se invierte.

Por lo tanto, en la zona de transición aeróbica-anaeróbica, el nivel de lactato en sangre debería estar idealmente entre 1,5 y 4 mmol/l, dependiendo del nivel de entrenamiento personal.

Qué es el ÁCIDO LÁCTICO y como afecta tu rendimiento cuando corres
Umbral de lactato

Si el nivel de lactato en sangre se eleva por encima de este valor, el rendimiento se reduce y, a medida que se mantiene la intensidad, se produce un excedente de lactato que agota cada vez más al corredor y, en última instancia, le obliga a detenerse.

Anuncios

Aunque esta interrupción del rendimiento es frustrante desde el punto de vista atlético, tiene un perfecto sentido biológico.

Es un mecanismo de protección natural que protege contra la destrucción de las células proteicas del músculo por la acidosis.

Cuando la oxidación de la glucosa se activa demasiado -cuando te esfuerzas por encima de tu capacidad de forma sostenida- este proceso inhibe la formación de más lactato y, en última instancia, obliga a terminar antes de que se produzcan daños.

De este modo, la acidosis se ralentiza literalmente a sí misma, impidiendo de forma fiable la descomposición de la glucosa. La acción mecánica, por ejemplo la compresión, no lo hace y tampoco es efectiva en cuanto al exceso de lactato.

  • Deportistas con menos experiencia suelen tener los umbrales más bajos con respecto a deportistas con mayor experiencia.La evolución de la adaptación del entrenamiento lleva a mejorar los ritmos o velocidades con las mismas pulsaciones comparado con pruebas de años anteriores.
  • Conforme vayamos sumando años, nuestros umbrales irán disminuyendo.

UMBRAL AERÓBICO: QUÉ ES

El umbral aeróbico es el momento a partir del cual se comienza a producir adaptaciones al entrenamiento.

Es decir, por debajo de estos niveles de intensidad, no generaríamos ninguna mejora en nuestro entrenamiento.

En términos de pulsaciones estaría cercano entre el 60 y 70 por ciento de nuestra frecuencia cardíaca máxima. Mientras que en torno al 50 y 55 por ciento de nuestro Vo2Max.

Es decir, significa un nivel relativamente bajo de intensidad marcado por la respiración ligera y la sensación de que puedes mantener el esfuerzo durante unas horas.

Qué es el umbral aeróbico

UMBRAL ANAERÓBICO: QUÉ ES

El umbral anaeróbico es el punto donde la acidosis metabólica y también los cambios asociados en el intercambio de gases en los pulmones, ocurren durante el ejercicio.

Para explicarlo de forma simple, digamos que cuando estás corriendo y aumentando la velocidad, hay un determinado momento donde una serie de indicadores se elevan de forma abrupta. Ese es el umbral anaeróbico.

Si deseas estimar tu umbral anaeróbico, digamos que deberías ejercitarte con unas pulsaciones cercanas al 80 y el 85 por ciento de tu  FcMax.

Si quieres utilizar el Vo2Max como referencia, digamos que el umbral anaeróbico suele aparecer en valores cercanos entre el 75 y el 80%.

✪ Cuanto más realices entrenamientos de alta intensidad, más podrás mejorar tu umbral anaeróbico y procesar el lactato en el cuerpo, y más rápido podrás nadar, andar en bicicleta o correr. 

Beneficios de entrenar cerca de tu umbral anaeróbico

El UMBRAL ANAERÓBICO es la intensidad más alta a la que tu cuerpo puede reciclar el ácido láctico tan rápido como se produce.

A esta esta intensidad, estás entrenando muy duro, pero aún puedes mantener tu ritmo máximo sostenible y una forma relativamente buena.

Aumentando la intensidad por encima de esta zona o hacia el extremo superior de esta la zona, puedes hacer que el ácido láctico se acumule más rápidamente y produzca fatiga prematura y retraso en la recuperación debido a la acumulación de iones de hidrógeno ácido y una reducción más rápida de carbohidratos.

Realizar sesiones de entrenamiento de intervalos cerca del umbral de lactato puede enseñarle a tu cuerpo a disminuir la cantidad de ácido láctico que se produce e incrementar la eliminación de lactato en cualquier intensidad dada.

En esta intensidad, las fibras de contracción rápida pueden entrenarse para producir menos ácido láctico y las fibras de contracción lenta pueden aprender a quemar más ácido láctico, lo que eleva el umbral de lactato y  le permite trabajar más duro a una intensidad más alta.

Recuerda, que los entrenamientos de CARRERA CONTINUA, son una excelente forma de mejorar tu umbral de lactato.

Como saber que estás acumulando demasiado lactato

Una frecuencia respiratoria muy exagerada con respiraciones cortas es un signo inequívoco de que se ha alcanzado o ya se ha superado el umbral aeróbico-anaeróbico.

El cuerpo intenta expulsar los productos metabólicos demasiado concentrados en forma de dióxido de carbono y vapor de agua, y lo consigue hasta una determinada concentración mediante una respiración jadeante y de alta frecuencia: estás «sin aliento».

Para los corredores menos entrenados, las pausas cortas para caminar ayudan en este caso.

Tras sólo 15 ó 20 segundos, el exceso de lactato suele reducirse hasta tal punto que se puede continuar la carrera.

Lamentablemente, el nivel de lactato se mantiene permanentemente alto y el procedimiento se repite a intervalos más o menos regulares.

Es mejor empezar en un nivel de rendimiento en el que puedas correr con resistencia y justo por debajo del límite de resistencia, en el rango aeróbico.

Cuanto mayor sea tu capacidad de consumo de oxígeno VO2máx, mayor será la velocidad que podrás mantener en esta zona de esfuerzo sin un exceso de lactato que reduzca el rendimiento.

Logra tu MEJOR VERSIÓN! Mejora tu rendimiento, pierde peso y vive de forma saludable! Es gratis!


Anuncios
RUNFITNERS

Los mejores artículos de running, fitness y vida saludable. Te ayudamos a mejorar tu forma física, adelgazar y mantenerte saludable.

0 0 votes
Rating
Subscribe
Notify of
guest
2 Comentarios
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
2
0
Me encantaría conocer tu opinión, deja tu comentario aquíx
()
x