CORRIENDO
flickr photo by Tobyotter http://flickr.com/photos/78428166@N00/5650853288 shared under a Creative Commons (BY) license
Loading...

El cuerpo cuerpo es una “herramienta perfecta” que permite moverse de un lugar al otro, obtener los mejores rendimientos y salud.

Inevitablemente, cuanto más conozcas de tu cuerpo y las cosas que suceden dentro de él sin que lo sepas, más te sorprenderás.

Poco a poco, vamos contándote de una manera amena algunos secretos que seguro no sabías de tu cuerpo. Así, te contamos la importancia del hígado, los riñones, el funcionamiento de tu sistema cardiovascular, digestivo y hasta te contamos qué hay dentro de la orina (si no leíste los artículos enlazados, te recomendamos que lo hagas).

En el artículo de hoy, queremos contarte sobre otro de los sistemas que funcionan dentro de tu cuerpo y que es esencial para su funcionamiento, tu salud y tu rendimiento físico: el sistema endocrino.

EL SISTEMA ENDOCRINO Y LOS CORREDORES: LO QUE TIENES QUE SABER

El sistema endocrino es el conjunto de órganos y tejidos del organismo, que segregan  hormonas, unas sustancias que son liberadas al torrente sanguíneo y funcionan como un sistema de señales que regula múltiples funciones dentro de tu cuerpo.

Las principales glándulas del sistema endocrino son la hipófisis, hipotálamo y la glándula pineal en el cerebro; la tiroides y paratiroides en el cuello; el timo, glándulas suprarrenales y el páncreas en el abdomen; y las gónadas – ya sea ovarios o testículos – en la parte inferior del abdomen.

Aparte de las glándulas endocrinas mencionadas, existen otros órganos como el riñón, hígado, corazón y las gónadas, que tiene una función endocrina secundaria.

Cada hormona tiene sus funciones, y su liberación produce un respuesta determinada del receptor del mensaje que envían. 

El sistema endocrino es responsable de manejar los ciclos de tu cuerpo, como el ciclo reproductivo, el ciclo de sueño y los ciclos de nutrición (regulan tu apetito).

Así, cuando comemos, las células grasas en nuestro cuerpo liberan una hormona, llamada leptina, lo que produce un aumento de los niveles de leptina y reduce tu deseo y motivación para seguir comiendo.

Luego de algunas horas desde que terminaste de comer, los niveles de leptina disminuyen y comienzan a aumentar los niveles de otra hormona, la grelina.

La grelina,  es una hormona que segrega el aparato digestivo, y al aumentar atraviesa la barrera de sangre-cerebro y estimula la ingesta de alimentos al actuar sobre varios centros reguladores del  peso corporal: incluyendo el hipotálamo, cerebelo, y el sistema de recompensa.

Un buen funcionamiento de estas hormonas y sus receptores, hará que luego de horas sin comer, sientas apetito; y luego de comer, dejes de tenerlo.

data-ad-format="rectangle"

Aunque todas las hormonas son importantes y existen muchísimas dando vueltas por tu cuerpo, podríamos decir que, para un corredor, las más importantes a tener en cuenta son: , la insulina, el cortisol y la testosterona.

Pese a que de cada una de ellas hemos hecho un artículo con más detalles, digamos que:

-La insulina, regula la captación de glucosa y el almacenamiento de glucógeno (vital para el metabolismo);

-El cortisol, es la conocida hormona del estrés, cuya principal función es aumentar la concentración de glucosa en la sangre  lo que significa más energía disponible para tus músculos y cerebro.

-La testosterona, es una hormona producida por nuestro cuerpo (en hombres y mujeres) y aunque es la principal hormona sexual masculina, tiene otras importantes funciones para el ser humano (sin importar el sexo).  La testosterona cumple un rol clave para el aumento, mantenimiento y reparación de la masa muscular y colabora para luchar contra la acumulación de grasa corporal.

flickr photo by Tobyotter http://flickr.com/photos/78428166@N00/5650853288 shared under a Creative Commons (BY) license

Loading...