Geles energéticos
Loading...

¿Para correr un maratón tengo que usar geles energéticos? Esa suele ser la duda de muchos corredores que se deciden a correr los 42.195 metros y otras distancias.

Si un corredor se guía por lo que se suele ver en una carrera y durante los entrenamientos largos de muchos corredores, probablemente la respuesta simple sea un “SI”.

Sin embargo, para evitar equivocaciones y conceptos erróneos, en esta nota daremos respuesta a la gran duda y determinaremos sí es es indispensable utilizar geles energéticos para correr un maratón.

El maratón y la energía para correrla

Correr un maratón (42.195 metros),  supone un esfuerzo físico intenso que, además del agotamiento muscular, puede promover la deshidratación, la pérdida de electrolitos y  el agotamiento de la glucosa en sangre y el glucógeno almacenado en nuestros músculos e hígado.

Correr durante horas, aumentará nuestra temperatura corporal,  la transpiración y la consecuente pérdida de líquido y electrolitos.

Asimismo, para contar con la energía para correr el maratón, nuestro cuerpo utilizará principalmente dos sustratos energéticos: la grasa y glucógeno (muscular y hepático).

Aunque ambas fuentes de energía suelen ser utilizadas en forma conjunta, el ritmo al que corremos  afecta directamente la forma en nuestro cuerpo los utilizará (tenderá a prevalecer uno u otro).

RECUERDA

ritmos mas rápidos utilizaremos un mayor cantidad de glucógeno y en ritmos lentos una mayor cantidad de grasas.

Lamentablemente, el glucógeno  es un sustrato energético limitado, ya que los depósitos de un corredor pueden abastecer energía durante aproximadamente 90 minutos.

El inconveniente en un maratón, es que el récord del mundo para el maratón supera las 2 horas y la mayoría de los corredores amateurs, terminarán los 42 kilómetros en un tiempo muy superior.

Por eso, sino ingerimos nuevas fuentes de energía, resultará prácticamente imposible acabar un maratón sin agotar las reservas de glucógeno almacenadas en nuestro cuerpo, y por ello existe una necesidad real de abastecer  a nuestro cuerpo de hidratos de carbono mientras participamos de una (salvo que corras a un ritmo donde utilices mas grasas que glucógeno y tu cuerpo esté adaptado para ello).

Los geles energéticos

Un gel energético tiene el principal objetivo de intentar evitar y/o minimizar el agotamiento de las reservas de glucógeno y glucosa en sangre aportando hidratos de carbono de rápida absorción (rápida pero no inmediata).

data-ad-format="rectangle"

Dependiendo de la capacidad de nuestro cuerpo de absorver los hidratos de carbono de los geles, luego de algunos minutos contaremos con un extra de energía.

¿INDISPENSABLES?

Sin dudas, los geles energéticos, pueden ser efectivos para minimizar el agotamiento del combustible necesario para correr, pero ello no significa que sean indispensables.

Entre los aspectos positivos de los geles energéticos destaca, su pequeño tamaño (lo que facilita correr con ellos) y la variedad de marcas y sabores.

Por el otro lado, el principal aspecto en contra suele ser su costo (muy elevado) y el hecho de que sea un producto artificial.

Algunas alternativas a los geles energéticos son:

– Gomitas energéticas

Su composición suele ser similar a la de los geles (aporte de hidratos de carbono de rápida absorción), siendo la principal diferencia,  su textura

– Leche de arroz

Hecha en base a agua y arroz, puede aportarnos hidratos de carbono de una manera natural y económica.

– Leche de avena

Similar  a la leche de arroz, con la diferencia de que el principal ingrediente es el avena.

– Agua de chía

Las semillas de chía están llenas de nutrientes y son altamente efectivas para mantenernos hidratados y proveernos de energía.

Imagen  http://www.flickr.com/photos/zachklein/60867216

Loading...