TORTUGA

A muchos corredores les encanta desafiarse al máximo cada vez que salen a correr, y por eso buscan entrenamientos duros y difíciles.

Quienes desean correr mas rápido o mejorar su resistencia para correr largas distancias, suelen iniciar planes de entrenamientos cargados de entrenamientos que los hacen esforzarse al máximo.

Si eres de ellos, seguramente deberías pensar en incorporar “La tortuga” a tu plan de entrenamiento, ya que probablemente sea el entrenamiento mas difícil para un corredor. ¿Te atreves?

La tortuga

Si ingresaste a esta nota buscando un entrenamiento difícil que pocos corredores pueden completar, te aseguramos que en “La tortuga” lo encontrarás.

El motivo de su dificultad radica en el esfuerzo que te significará correr como una tortuga, lento y relajado; el desafío será vencer el “aburrimiento” que puede provocar correr tan lento y los pensamientos negativos (como el “esto no sirve de nada”).

Probablemente te decepciones al leer que la dificultad del entrenamiento radica en correr lento, pero te aseguramos que aunque te parezca fácil, significa un desafío gigantesco para la mayoría de los corredores (acostumbrados a correr mas rápido de lo que deberían).

Si hay un error que suele repetirse una y otra vez entre corredores amateurs, es que corren demasiado rápido en todos sus entrenamientos.  Así, es normal que los entrenamientos que se suponen que sean de recuperación, suelen ser entrenamientos que la dificultan y suman mas estrés a nuestro cuerpo (terminan peor de lo que comenzaron).

Como consecuencia de esto, muchos corredores amateurs caen en sobreentrenamiento y/o lesiones por sobreuso, sin siquiera saber que ellos mismos las generaron por no recuperarse adecuadamente de sus entrenamientos.

El principal beneficio de “La tortuga” es que constituye un verdadero un descanso activo; una perfecta forma de realizar un entrenamiento reparador y de recuperación luego de un entrenamiento duro.

La tortuga, te ayudará a aumentar el flujo sanguíneo en tu músculos de manera de lograr una máxima eliminación de las sustancias de deshecho que puedan haberse generado en anteriores entrenamientos.

La idea es que por el tiempo y/o distancia que dure tu sesión de entrenamiento, te esfuerces a correr lento, muy lento. Nuestro consejo es que si estás realizando este entrenamiento, y sientes que estás corriendo lento, reduzcas a un mas el ritmo.

Al principio, correr lento puede resultar raro, hacerte sentir que te  “arrastras” y/o sentirte torpe mientras te mueves.

Sin embargo, con el tiempo podrás acostumbrarte a correr a ritmos lentos y te aseguramos que después de cada sesión de entrenamiento de “La tortuga” te sentirás renovado y te permitirá llegar en mejores condiciones a tu próximo entrenamiento duro.

Como referencia para seleccionar el ritmo adecuado, te recomendamos que utilizando la Calculadora Mc Millan, calcules tu ritmo de maratón y entrenes a un ritmo de 1.15/1.30 minutos mas lento (si tu ritmo de maratón es 5 min/km, mientras corres “La tortuga” deberías moverte a 6.15/6.30 min/km).

Imagen http://www.flickr.com/photos/teosaurio/8857853963/sizes/l/in/photostream/

Loading...