crema

¿Quieres lucir un VIENTRE PLANO? ¿Estás buscando la MEJOR CREMA REDUCTORA ADELGAZANTE? ¿Quieres saber si funcionan o son un ENGAÑO?

En este artículo te contamos qué dice la ciencia sobre las cremas reductoras y su efectividad para quemar grasa.

CREMAS ADELGAZANTES ¿VERDAD O MENTIRA?

Las publicidades no cesan: “pierde 12 centímetros usando una crema adelgazante” “tonifica tu abdomen con esta crema” y muchas más.

Los resultados rápidos son ansiados por la mayoría de las personas que buscan adelgazar, y estas cremas parecieran ser perfectas. Te haces algunos masajes todos los días y adelgazas. ¿Será así?

Seguro que tu abuela te habrá dicho: si algo es demasiado bueno, no lo creas. Veamos si tu abuela tenía razón.

LOS ESTUDIOS A FAVOR DE LAS CREMAS ADELGAZANTES

En “Topical fat reduction from the waist”  un grupo de investigadores probó la efectividad de una crema con aminofilina.

¿Qué es la aminofilina? Una sustancia que se usa para prevenir y tratar: el resoplo (respiración con silbido); la disnea (respiración entrecortada) y otras dificultades para respirar.

Aunque esta sustancia pareciera que nada tiene que ver con el adelgazamiento, los investigadores probaron que 12 semanas de aplicación de esta crema (contenía 0.5% de aminofilina) junto con una dieta de 1200 kcal logró un descenso significativo de la cintura.

data-ad-format="rectangle"

La prueba fue probada en hombres y mujeres con buenos resultados, aunque en mujeres fue aún superior.

Luego de 12 semanas de una dieta restrictiva de 1200 kcal diarias, el grupo de control (no usó crema) logró perder 5 cm de cintura y el grupo que usó la crema llegó a los 11 cm.

Los resultados son interesantes, pero nos gustaría saber qué hubiera pasado si ninguno de los dos grupos hacía una dieta tan restrictiva.

Otro Estudio interesante es uno titulado: “Topical application of capsaicin reduces visceral adipose fat by affecting adipokine levels in high-fat diet (HFD)-induced obese mice”

data-ad-format="rectangle"

Lamentablemente, este Estudio fue realizado en ratones obesos. La crema utilizada, una que contenía capsicina.

La capsaicina es la sustancia que le da el picante a los chiles  y cuya efectividad en el adelgazamiento está probada (cuando la consumes).

En este Estudio, se detectaron efectos positivos en el adelgazamiento del abdomen de los roedores.   ¿Se podrán extrapolar estos resultados a los humanos? No lo sabemos con seguridad.

¿Estos Estudios te han convencido? ¿Vale la pena usar cremas para adelgazar?

POR QUÉ NO LAS RECOMENDAMOS

Pese a las pruebas no son malas (pareciera que algunas cremas reductoras funcionan). nosotros no recomendamos su uso.

Básicamente hay dos grandes datos a tener en cuenta: 1) No suelen ser económicas y 2) no estamos seguros de qué sirvan.

Sobre el precio, es importante que tengas en cuenta lo siguiente. Si chequeamos AMAZON ESPAÑA, veremos que las cremas reductoras más vendidas son:

Si chequeas las 3 más vendidas, verás que el precio ronda entre los 20 y 30 euros por presentaciones de 250/500 ml que si las aplicas en piernas y abdomen no te durarán demasiado.

Si decides comprar alguna de estas cremas reductoras, recuerda que siempre necesitas acompañarla de un PLAN DE ADELGAZAMIENTO inteligente.

EL PROBLEMA DE QUEMAR GRASA DE FORMA LOCALIZADA

Existen una buena cantidad de Estudios que indican que no puedes quemar grasa en una zona localizada a través del ejercicio. Mira estos dos.

En un Estudio  realizado por la Universidad de California se analizaron los brazos de jugadores de tenis.

El motivo por el cual se utilizaron tenistas es que constituyen una población cuyos brazos han sido sistemáticamente sometidas a elevadas cantidades de ejercicio durante varios años.

Teniendo en cuenta que la mayoría de los jugadores de tenis tienen un brazo dominante, si el ejercicio sirviera para eliminar grasa de forma local se podría esperar que ese brazo tuviera menor cantidad de grasa subcutánea.

Sin embargo, cuando los investigadores midieron el espesor de la grasa subcutánea en puntos específicos a lo largo de los brazos de los jugadores, no se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los brazos derecho e izquierdo.

En un Estudio de la Universidad de Connecticut, 104 participantes completaron participaron de un programa de entrenamiento de fuerza en la que se entrenaba su brazo no dominante.

Del análisis de resonancias magnéticas surgió que la pérdida de grasa subcutánea antes y después del programa tiende a generalizarse y no sólo se producen en el brazo entrenado.

En un Estudio de 2013 se solicitó a los participantes la realización de ejercicios en prensa usando su pierna no dominante.

Durante 12 semanas los participantes entrenaron 3 veces por semana con muy poco peso pero con muchísimas repeticiones (hicieron entre 960 y 1200 por sesión de entrenamiento).

Al terminar las 12 semanas, los investigadores no encontraron ningún cambio significativo en la cantidad de grasa en la pierna entrenada (hubo disminución en la parte superior del cuerpo pero casi no hubo en la pierna que fue entrenada).

En base a estos Estudios (y otros tantos que hemos revisado), podemos afirmar que no resulta posible eliminar la grasa en forma localizada.

Entonces, ¿como resulta posible creer que las cremas adelgazantes son efectivas? Nuevamente lo decimos, nos resulta imposible.

La pérdida de grasa se produce desde dentro del cuerpo a través de un déficit de calorías (ya sea quemando más calorías o consumiendo menos).

Sin embargo, estudiando mucho para preparar este artículo, hemos encontrado algunos Estudios que indicarían que podrían ser efectivas y estamos obligados a mostrartelos.

En conclusión, seguimos creyendo en lo que decían nuestras abuelas. Si deseas adelgazar, te recomendamos que te alimentes sanamente y hagas actividad física. También te recomendamos que leas todos estos artículos relacionados.

Loading...

crema reductora

 

Glycyrrhetinic acid, the active principle of licorice, can reduce the thickness of subcutaneous thigh fat through topical application.

Topical fat reduction from the waist. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17391155

 

Loading...
Comparte
  • 10
    Shares