PERDER MÚSCULO

El catabolismo muscular es la forma técnica de referirse a la degradación del músculo o como muchos corredores le dicen “perder músculo”.

Respecto al running y el catabolismo muscular existen muchos temores y muchas confusiones que intentaremos aclarar en este artículo.

CATABOLISMO MUSCULAR: CONCEPTOS BÁSICOS

El metabolismo es un conjunto de reacciones químicas que tienen lugar en las células de nuestro cuerpo, que transforman la energía que contienen los alimentos que ingerimos,  en el combustible que necesitamos para funcionar (respirar, digerir, movernos, etc)

Aunque no nos demos cuenta, constantemente se producen en nuestro cuerpo, miles de reacciones metabólicas en forma simultánea todas ellas reguladas por el organismo, que hacen posible que nuestras células estén sanas y funcionen correctamente.

El metabolismo funciona de dos maneras, a través del catabolismo y el anabolismo. El anabolismo es la sucesión de reacciones químicas que construyen o sintetizan moléculas a partir de componentes más pequeños. El anabolismo muscular es el desarrollo del músculo.

Para poder realizar estas reacciones, es necesario de los suministros que provee el catabolismo. El catabolismo muscular, es básicamente, la degradación del músculo para suministrar la energía necesaria para realizar una determinada actividad.

Mientras el anabolismo es el responsable de contruir nuevas moléculas, el catabolismo es responsable de descomponer otras.

Ahora bien, para que tu cuerpo en un “estado catabólico” se tienen que dar algunas circunstancias. A continuación, te contaremos las dos principales razones por las que un corredor puede estar perdiendo músculo.

Los siguientes dos factores, están íntimamente relacionados y deben ser considerados en forma conjunta.

1.- ELEVADO VOLUMEN

Cuando corres utilizas energía, eso lo saben todos. Cuanto más corres, más energía utilizas y por ende más energía necesitas. Eso también lo saben todos.

La cantidad de energía (cantidad de calorías) que utilizas para correr una carrera de 10 kilómetros es significativamente menor que la que utilizas para correr un maratón

Al correr se estima que el costo energético de cada kilómetro es de 1 kcal por cada kilogramo de peso corporal del corredor (ce= 1 kcal * kg de peso corporal).

Así, un corredor de 70 kilogramos, necesita de 70 kcal de energía para poder correr 1 kilómetro y 2953 kcal para correr los 42 kilómetros de un maratón.
Si eres un corredor de 80 kilogramos, en un kilómetro vas a quemar 80 calorías y en los 42 kilómetros de un maratón, 3360 calorías.

Si semanalmente corres 100 kilómetros por semana, necesitarás mucha más energía. Si corres más, necesitarás aún más.

Cuanta más energía necesitas, mayor será el riesgo entrar en estado catabólico. Aquí comienza a tener mucha importancia el siguiente punto.


PÁGINA 2


Loading...

COMENTARIOS