Loading...

Aunque pocos sepan qué es la propiocepción, la buena noticia, es que es algo que ya la tienes.

Básicamente, la propiocepción, es lo que tu cuerpo sabe que está haciendo; es la coordinación de movimientos entre tu cerebro, el sistema nervioso y tu esqueleto.

Es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas; regula la dirección y rango de movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas, interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación de éste con el espacio, sustentando la acción motora planificada.

Otras funciones en las que actúa con más autonomía son:

-el control del equilibrio,

-la coordinación de ambos lados del cuerpo,

-el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso central,

– la influencia en el desarrollo emocional y del comportamiento.

Para los corredores, la importancia de la propiocepción se relaciona con nuestro modo de andar o “cómo corremos”.

Cada corredor, tiene un estilo de andar distintivo, algunos mas distintivo que otros (mira este video); y cada vez que corremos volvemos a ciertos padrones.

Cuando un corredor se lesiona, especialmente lesiones importantes (en rodillas o tobillos), habrá daños en los receptores de esas áreas que se comunican con el cerebro.

Es por ello, que estos receptores deberán ser reentrenados  o reeducados para volver a funcionar apropiadamente o podrían enviar mensajes equivocados al cerebro lo que afectaría nuestra biomecánica.

Es por eso que para tratar una lesión, además de atacar la sintomatología debemos trabajar en la rehabilitación apropiada de la fuerza, estabilidad y la restauración de propiocepción.

data-ad-format="rectangle"

La importancia de propiocepción en las lesiones, no significa que no sea importante también para aquellos deportistas que se encuentran libre de ellas.

Trabajos constantes en la propiocepción te ayudarán a mejorar tu técnica de carrera, hacerte un corredor mas eficiente y colaborará en mantenerte lejos de las lesiones.

Loading...