Loading...

Lamentablemente, a veces tenemos mala suerte y justo antes de la carrera para la que venimos entrenando, nos enfermamos.

Ya sea una gripe, un resfrío, o cualquier otra enfermedad, lo seguro es que al momento de enfermarnos nos llenaremos de miedos e interrogantes, entre ellos el clásico: ¿que tengo que hacer, corro o no corro? ¿debo dejar de entrenar?.

A los fines de ilustrar  esta nota,  podemos decir que en una enfermedad existirán  3 fases:

I.-Fase pre-síntoma

La “fase pre-síntoma” es cuando comenzamos a sentirnos débiles o a punto de enfermar; no suele durar mas 1/2 días.

En esta fase (si tu cuerpo lo permite), creemos que puedes realizar algún entrenamiento extremadamente liviano que nos deje libre de culpa  y que nos ayude a encarar la fase crítica con mayor tranquilidad por los entrenamientos que vamos a perder.

II.-Fase crítica o aguda

En la “fase crítica”,  ya tenemos todos los síntomas de la enfermedad y será cuando peor te vas a sentir.  

Lo mejor que puedes hacer es resignarte y evitar los esfuerzos físicos. Las claves para lograr la mejor recuperación será intentar mantener una alimentación e hidratación adecuada; y claro tomar la medicación que los profesionales te indiquen.

III.-Fase post-síntoma

En la fase que llamamos “post-síntoma”, nos damos cuenta que estamos saliendo de la fase crítica y comenzamos a sentir que estamos curándonos.

Esta es una fase  en la cual, igual que en una carrera, deberemos decidir cual es el mejor momento para atacar y salir a entrenar nuevamente. \

Nuestra recomendación es, el primer día que te sientes mejor, continúa sin entrenar, disminuirá las posibilidades de una recaída.

En los días siguientes, empieza lenta y gradualmente a correr; bastará salir a correr unos minutos para que tus piernas no se queden dormidas y tu mente sepa que aún sigues en forma para el día de la carrera.

[alert type=green ]Recuerda,  si has tenido un plan de entrenamiento adecuado y lo has cumplido en debida forma, y llegas a la fase postsíntoma un par de días antes de  la carrera, probablemente no afecte tanto tu forma y puedas tener una muy buena carrera.

Deberás tener tranquilidad y sabiduría para saber escuchar a tu cuerpo.[/alert]

data-ad-format="rectangle"

Si has tenido muy mala suerte, y el día de la carrera te encuentras atravesando  por lo que nosotros llamamos fase crítica o aguda, lo mejor que puedes hacer es no correr  y tomar las cosas con calma.  Mejor perder un entrenamiento o una carrera  que toda una temporada.

Por último, debemos aclarar que los consejos que te hemos dado,  son genéricos,  no se refieren a una enfermedad en particular  y que de ninguna manera intentan reemplazar el consejo médico que un profesional pueda darte.

Imagen | spcbrass
Loading...