Loading...

Pese a que tu cuerpo es sabio, a veces puede “engañarte” y especialmente cuando eres un corredor principiante que no lo conoce tanto.

Uno de los “engaños” típicos, se produce después de una carrera o un entrenamiento duro. A continuación te contamos el típico engaño posterior a una carrera.

EL ENGAÑO POST-CARRERA

Lo sabemos, terminar una carrera es una sensación de pura alegría.

Si lograste tus objetivos, la euforia puede hacer que tu cabeza solo piense es salir y correr rápido. Si no los lograste, es probable que quieras salir a buscar revancha.

El problema es que después de una carrera (sea cual sea el resultado) necesitas permitir que tu cuerpo descanse y se recupere.

Por ello, si participaste de una carrera este fin de semana, no corras el lunes como si fuera un día más! Definitivamente no corras como el de la foto!!

Tómalo con calma, la emoción de la carrera puede  persistir y llevarte a cometer errores que puedes pagar con lesiones o fatiga por sobreentrenamiento.

A veces, el cuerpo nos engaña. Podemos sentirnos muy fuertes el día después de haber hecho una dura sesión de entrenamiento o de haber participado en una dura carrera, y  envalentonados por la emoción de haberlo hecho bien podemos sufrir la tentación de correr duramente otra vez. NO LO HAGAS!!!!!

El cuerpo humano responde de forma óptima  al estrés del ejercicio si se le permite recuperarse y adaptarse.

Recuerda estas simples formulas:

1- ESTRÉS + ESTRÉS= FRACASO

2- ESTRÉS  + RECUPERACIÓN=PROGRESO