golPE DE CALOR
https://pixabay.com/en/heat-summer-sun-heat-record-834468/
Loading...

Los corredores regularmente  temen sufrir una lesión al no aguantar las exigencias de una carrera, pero hay otros riesgos a los que rara vez se les presta atención, y que pueden comprometer la salud e incluso la vida del atleta.

Una lesión es bastante “ruidosa”, es fácil de identificar y muchas veces se presenta de forma repentina durante algún entreno o carrera, por lo que no hay duda de que algo está fallando.

Sin embargo, con el aumento de las temperaturas a nivel mundial, hay una situación que está afectando a los corredores de forma directa, y que regularmente se presenta con síntomas paulatinos y fáciles de confundir con el cansancio “normal”: el golpe de calor.

EL GOLPE DE CALOR, UN ENEMIGO SILENCIOSO

La termoregulación es la habilidad del organismo de mantener la temperatura corporal dentro de los niveles de equilibrio necesarios para que las funciones corporales puedan realizarse con normalidad.

Dependiendo de las condiciones ambientales y la intensidad a la que corres, el organismo puede ser capaz (o no) de disipar el calor de manera adecuada. Sin embargo, si la temperatura corporal aumenta más de lo que el cuerpo la logra disipar, el rendimiento deportivo se comienza a ver afectado y la salud se va deteriorando a medida que la condición se complica.

Cuando se llega a la hipertermia (situación en la que la persona experimenta un aumento de la temperatura por encima de los límites normales) se pierde la habilidad de termoregulación y por lo tanto, el cuerpo puede entrar en un estado de deshidratación crónica al perder agua y las sales esenciales que  necesita para continuar con un rendimiento óptimo.

La hipertermia sucede cuando el cuerpo está expuesto prolongadamente a una temperatura alta o se encuentra en ambientes húmedos con poca ventilación.

Básicamente se comienza a elevar la temperatura de tu cuerpo, pierde agua y con ello, las sales esenciales que necesita para continuar hidratado durante el ejercicio que se está llevando a cabo.

Ante esta situación, se pueden presentar los siguientes síntomas:

.-Sed intensa

.-Sudoración excesiva

.-Calor sofocante

.-Debilidad

data-ad-format="rectangle"

.-Calambres musculares

.- Mal funcionamiento del sistema digestivo (dolor de estómago, náuseas o vómitos)

Lamentablemente todos estos síntomas pueden confundirse con el agotamiento normal de la exigencia que se le está haciendo al cuerpo, más cuando se está corriendo un fondo largo, una media maratón o una maratón completa.

Si el golpe de calor se logra identificar en sus primeras etapas, puede solucionarse llevando a la persona a un lugar fresco y ventilado, dándole agua fría con un poco de sal, poniendo compresas de hielo en puntos específicos (cuello, espalda, cabeza, frente y axilas) o tomando un baño con agua fría.

Al ser difícil de reconocer, es muy probable que el golpe de calor llegue a etapas más riesgosas y se complique seriamente.

El golpe de calor lo causa comúnmente una combinación de ambiente caluroso, ejercicio extenuante, atuendo deportivo que limita la evaporación del sudor, una insuficiente adaptación al calor, demasiada grasa corporal, y/o carencia de buena forma física.

En su estado más fuerte, se presenta sensación de latidos o presión en el cerebro, migraña, confusión, vértigo, desorientación, desmayos e incluso convulsiones.

Cuando se llega a este nivel, el cuerpo ya es incapaz de bajar su temperatura con la ayuda de compresas frías, descanso o hidratación y es necesario acudir a un hospital u obtener ayuda profesional de inmediato.

Es importante entender que el golpe de calor puede suceder en climas poco soleados o que aparentan ser frescos y el riesgo es mayor a medida que la hora avanza hacia el mediodía.

Además, ésta condición puede sucederle incluso al atleta más preparado, no ataca únicamente a principiantes o corredores amateurs.

Kique Rodas es el primer maratonista guatemalteco en completar las 6 majors y al participar en el Maratón de Boston 2016 sufrió un golpe de calor intenso que puso en riesgo su vida.

Durante la carrera tuvo varios indicios de su condición, sin embargo los confundió con agotamiento y malestar estomacal por la carga de carbohidratos realizada la noche anterior.

Terminó la carrera, pero fue a la camilla de los paramédicos y así pudo evitar entrar en un estado de shock. Afortunadamente le dieron una asistencia inmediata y adecuada, lo cual ayudó a que su cuerpo bajara la temperatura hasta estabilizarse.

https://runfitners.com/2012/12/las-4-formas-en-la-que-tu-cuerpo-disipa-el-calor-termorregulacion-en-los-corredores/

Tras su experiencia, él recomienda varios tips para evitar un golpe de calor:

.-No estar bajo el sol antes de iniciar la carrera, buscar sombra o un lugar con ventilación.

.-Si la locación de la carrera es demasiado caliente, es necesario evaluar la meta prevista y bajar la velocidad a un ritmo considerable y que pueda sobrellevarse.

.-Hidratarse según el cuerpo lo vaya requiriendo, no saltarse un puesto de hidratación por “no perder tiempo”.

.-Usar gorra y protector solar.

.-Mantener mojada la cabeza, hombros y espalda durante la carrera.

.-Prestar atención a síntomas anormales que se vayan presentando, el cuerpo es muy inteligente y la intuición es clave para indicar si algo está fuera del proceso regular de agotamiento y cansancio durante una carrera.

Los signos a los que se debe prestar atención, según su experiencia, son los siguientes:

.-Cansancio anormal en las etapas iniciales de la carrera.

.-Necesidad de ir al baño de forma constante.

.-Malestar estomacal: vómitos, mareos o dolor en el abdomen. Prestar especial atención y pedir ayuda inmediata si se vomita sangre.

.-Calambres y falta de circulación sanguínea.

.-Mareos o desorbitación.

“Yo me sentía fuerte, había entrenado bien, había hecho al pie de la letra el plan de nutrición y de hidratación y tenía claro el plan de ataque de la carrera.” Coach Kique.

La preparación no asegura que un corredor logre cruzar la línea de meta sin lesiones o condiciones de este tipo, por eso es necesario informarse y tomar las consideraciones necesarias, además de escuchar al cuerpo y reconocer las alarmas que está desencadenando.

Cumplir con la meta prevista no es prioridad cuando el organismo está pidiendo un alto y parte importante de ser un atleta es cuidar al propio cuerpo antes, durante y después de una carrera.

Así que si te preparas bien para una carrera y te sientes listo para cumplir con tu meta recuerda: solo queda hacer tu mayor esfuerzo y prestar atención a lo que experimentes durante los kilómetros que vayas recorriendo, poniendo como prioridad tu salud y bienestar ante todo.

AUTORA

Karen Cosenza, 25 años, nacionalidad guatemalteca.Diseñadora gráfica de profesión, feminista de corazón y fiel promotora de un estilo de vida saludable mediante la alimentación intuitiva. Corredora, nadadora, fanática del entrenamiento de pesas y futura triatleta (mi meta soñada es IRONMAN 70.3). Amante de la motivación, la música clásica y los libros de auto superación. Palabra de vida: Novaturient (Búsqueda constante de un poderoso cambio en la vida propia).

Fuente: Coach Kique Rodas: http://coachkiquerunning.blogspot.com/2016/05/la-maraton-de-boston-2016-y-el-golpe-de.html

Loading...