GIMNASIO
Loading...

El entrenamiento en un gimnasio puede ser un gran complemento para un corredor. Puede ayuda a fortalecer tu cuerpo, solucionar disbalances musculares, mejorar tu rendimiento y prevenir lesiones.

Sin embargo, para aprovechar los potenciales beneficios del gimnasio es importante seguir algunas reglas importantes que a continuación compartimos contigo.

I.- NO NECESITAS SESIONES MARATÓNICAS

Una de las razones por las que muchos corredores evitan ir a un gimnasio, es la creencia de que necesitan pasar horas en él.

Sin embargo, es importante destacar que el entrenamiento en gimnasio debería ser complementario y como tal, no necesita ser demasiado extenso.

Además de la extensión de cada sesión de entrenamiento, es importante destacar que no necesitas entrenar  todos los días en el gimnasio.

Lo importante es que organices tu planificación de entrenamientos, contemplando las sesiones de running, de gimnasio y de descanso.

II.- DEFINE OBJETIVOS

El entrenamiento en el gimnasio debiera ser complementario de tus entrenamientos corriendo y cómo tal deberían estar contemplados dentro de tu plan de entrenamiento y en base a objetivos concretos.

Es decir, no vayas al gimnasio sin saber específicamente qué vas a buscar. Nuestra recomendación, fortalece tu cuerpo en su totalidad, no te centres únicamente en tus piernas.

Aunque cuando corres, el gran esfuerzo lo hacen tus piernas, cada uno de los músculos de tu cuerpo es importante y por ello deberías trabajarlos en el gimnasio.

III.- SÉ INTELIGENTE AL ELEGIR LOS PESOS

Una de las grandes ventajas de entrenar en un gimnasio, es la posibilidad de utilizar una gran cantidad de pesos diferentes en los ejercicios que realizas.

Ya sea que utilices una máquina o pesos libres (recomendamos esta opción), es muy importante que elijas correctamente los pesos que utilizas.

Aquí la clave será respetar la siguiente premisa: si no puedes realizar los movimientos en forma correcta sin pesos, nunca intentes agregarle más.

IV.- APRENDE LA DIFERENCIA ENTRE CANSANCIO Y DOLOR

Luego de algunos entrenamientos, puede ser normal sentir los músculos cansados y hasta doloridos.

data-ad-format="rectangle"

Entrenar con los músculos cansados, puede ser una alternativa, pero cuando hay dolor, la prudencia debería dominar. Por ello, aprender la diferencia entre cansancio y dolor es esencial.

V.- AGREGA EJERCICIOS A UNA SOLA PIERNA

Las sentadillas, el peso muerto  o la prensa pueden ser ejercicios que ayuden a fortalecer tus piernas, pero para un corredor es muy importante incluir ejercicios a una sola pierna.

Los ejercicios a una sola pierna, pueden ayudarte a mejorar el equilibrio, una de las virtudes mas importantes para un corredor pero  probablemente una de las mas olvidadas y menos entrenadas.

Básicamente, el equilibrio es tan importante que cuando corres te permite continuar moviéndote hacia adelante y no caer hacia los costados.

Para entender la importancia del equilibrio, basta con considerar qué cuando corres, nunca tienes dos pies sobre el suelo,  por lo que al dar cada zancada tu cuerpo utiliza tu musculatura para mantener el equilibrio y no caerte al piso.

Hacer ejercicios como estos, junto con alguna mancuerna o similar (siempre que respetes la regla anterior), puede ser una alternativa.

VI.- LA VARIEDAD ES CLAVE

El movimiento repetitivo que se genera al correr, es uno de los factores de riesgo de lesiones. Tus músculos y estructuras corporales, trabajan en forma constante de la misma manera y sin descanso.

Cuando entrenas en un gimnasio es vital que incorpores variedad a los movimientos que realices. Trabaja todo tu cuerpo y varía los movimientos.

No solo trabaja  en el plano frontal, sino también lateral (uno de los aspectos más olvidados por corredores).

flickr photo by adifansnet http://flickr.com/photos/adifans/3407494430 shared under a Creative Commons (BY-SA) license

Loading...