Loading...

Una de las tantas batallas que un corredor tiene diariamente, es la lucha contra los factores climáticos y entre ellos, uno de los principales enemigos, es la lluvia.

Cuando la madre naturaleza dispone que comience a llover en tu ciudad, hay muchísimos corredores que suspenden sus actividades y entrenamientos y prefieren quedarse en casa para evitar mojarse; GRAN ERROR!

Correr con lluvia, no solo solo es una experiencia divertida y desafiante, sino que también tiene un beneficio que hace casi obligatorio salir a correr.

EL GRAN BENEFICIO DE ENTRENAR CON LLUVIA

En esos días de lluvia – sin relámpagos ni truenos claro- no debes suspender tu entrenamiento, básicamente por una gran razón: las carreras no se suspenden por lluvia.

Si cada vez que llueve no entrenas, pierdes una excelente oportunidad de prepararte para una de las posibles condiciones climáticas en las que deberás correr el día de la carrera.

La lluvia es uno de los factores climáticos que alteran tu percepción del ritmo por lo que conocer las sensaciones que te producirá es importante para tu rendimiento en la competencia. ¿Como sabrás como responde tu cuerpo al viento y al agua sino te has enfrentado a ellos?

Si ya estás acostumbrado a correr con lluvia y el día de la carrera te despiertas y ves que llueve, ya sabrás a que te enfrentarás y podrás estar mas tranquilo.

La experiencia de haber entrenado con lluvia, te ayudará a evitar que algunas gotas sean un factor que te sume estrés y nerviosismo.

Por último, confía en nosotros, una vez que te animes a probar y correr bajo la lluvia,  te darás cuenta de lo divertido y lo bien que te sientes desafiando una  tormenta y saliendo victorioso de ella.

IMPORTANTE:

Antes de correr verifica el pronóstico del clima y las condiciones del terreno donde vas a entrenar. 

Evita correr en caso de tormentas eléctricas o pronóstico de caída de granizo.

Tu seguridad debe prevalecer siempre.

data-ad-format="rectangle"

Imagen |  calvinfleming
Loading...