maraton historia

Todo el mundo habla del maratón, pero pocos saben el origen de la distancia olímpica. En este artículo te contaremos el origen de los 42.195 metros (o 26,2 millas).

¿Te acabas de enterar que la distancia de un maratón son 42.195 metros? No te preocupes, muchas personas no lo saben.

Cada día, más personas deciden participar de un maratón y si bien la mayoría cree que consiste en correr 42 kilómetros, lo cierto es que la distancia oficial para esta competencia es de 42.195 metros (26.2 millas).

Al descubrir esto, la mayoría de los corredores se preguntan ¿cuál es origen de este número tan extraño? ¿por que hay que correr 195 metros extras a los 42 kilómetros?

Si tienes esta duda, a continuación te contaremos como fue el origen de esta competencia tan amada y temida por la mayoría de los corredores.

EL MARATÓN Y EL MITO GRIEGO

La historia del maratón comienza hace muchísimos años en Atenas.

El mito dice que el nombre Maratón proviene de la leyenda de Filípides. 

Filípides era un mensajero griego  que habría sido enviado desde Maratón a Atenas para anunciar la victoria de su ejército frente a los persas en la Batalla de Maratón (490 A.C).

La distancia que existe entre Maratón y Atenas, es de aproximadamente 40 kilómetros y este mensajero debió recorrerla velozmente, ya que si no llegaba a tiempo, los atenienses iban a quemar la ciudad y matar a los niños ante la creencia de haber sido derrotados en la Batalla.

data-ad-format="rectangle"

Afortunadamente, Filípides habría logrado la hazaña, y luego de correr los casi 40 kilómetros con sus últimas fuerzas, se habría desplomado frente a Atenas ante el grito de nenikhamen o nike, que significa “hemos vencido”.

maratón a atenasSin embargo, aunque la leyenda es muy bonita,  existen algunos debates sobre la precisión de estos hechos, ya que existirían registros de que Filípides habría corrido,  antes de la Batalla de Maratón, desde Atenas hasta Esparta (aprox. 240 km) a fin de solicitar refuerzos y luego volvió.

LA HISTORIA DEL MARATÓN OLÍMPICO

En los primeros Juegos Olímpicos modernos celebrados en Atenas en  1896, los Organizadores buscaban un gran evento que recordara la gloria de la Grecia antigua y surgió la idea del mito de Filípides y la Batalla de Maratón.

El primer maratón olímpico se realizó el 10 de abril de 1896 y su ganador fue Spyridon Louis,  un griego que corrió desde la llanura de Maratón hasta el estadio olímpico de Atenas (40 kilómetros) en 2:58:50.

data-ad-format="rectangle"

Sin embargo, la distancia fue variando a lo largo de los años, dependiendo del circuito que se utilizaba, hasta que en 1908 en los Juegos Olímpicos de Londres fue modificada.

Así, para que la carrera pudiera comenzar en el Castillo Windsor (para que la Reina pudiera observa la largada) y terminar en el Estadio Olímpico, los organizadores se vieron obligados a extender la distancia a los  extraños 42.195  metros (26,2 millas)

Finalmente, en 1921 la Asociación Internacional de Federaciones Atléticas fijó en forma definitiva que,  el maratón consistiría en 42.195 metros o 26.2 millas.

En 1896, el maratón olímpico tenía una distancia de 40 kilómetros. En 1921 se estableció en forma definitiva la actual distancia 42.195 metros. 

Desde allí, comenzaron a proliferar las carreras populares de maratón.

El Maratón de New York, Chicago y Boston en Estados Unidos, la de Berlín y Londres en Europa y la de Tokyo en Asia forman las conocidas MAJORS, las maratones más populares del mundo.

Por último, si te has enamorado del maratón y te has decidido a entrenar para la distancia, te recomendamos que visites nuestra sección con los mejores entrenamientos para los 42k.

EVOLUCION RECORD MARATÓN

LAS MUJERES Y EL MARATÓN

Pese a que en el día de hoy es normal ver a cientas de mujeres terminar y disfrutar de un maratón, lo cierto es que desde hace muy pocos años pueden hacerlo.

Veamos como fue la historia de las mujeres y el maratón. Vas a sorprenderte.

En la década de 1970, el maratón olímpica había recorrido un largo camino desde las carreteras polvorientas de Atenas.

Sin embargo, a las mujeres todavía no se les permitía competir y la lucha por establecer un maratón olímpico femenino era en sí, una especie de carrera de larga distancia.

Antes de la década de 1980, no había carreras de distancia femeninas en los Juegos Olímpicos.

Las mujeres habían sido excluidas por completo de la competencia de atletismo hasta 1928, cuando la carrera más larga fue de 800 metros.

Sin embargo, no todo salió bien.

A pesar de un récord mundial de la ganadora Lina Radke de Alemania, muchos de las competidores no se habían preparado adecuadamente para la carrera y varias colapsaron por agotamiento.

Esto llevó a los organizadores olímpicos a considerar la carrera demasiado extenuante para las mujeres.

¿El resultado?   Hasta 1960, cuando reaparecieron los 800 metros, las mujeres de los Juegos Olímpicos no disputaron ninguna carrera de más de 200 metros.

Para  los Juegos de Moscú (1980), la carrera más larga para mujeres fue de 1.500 metros.

Es decir, en 1980 no se permitía a las mujeres participar de un maratón olímpico! 

El maratón forma parte del programa de atletismo en los Juegos Olímpicos desde Atenas 1896, en la categoría masculina, y desde Los Ángeles 1984, en la categoría femenina.

En lo que hace a maratones populares, la historia es similar.

Antes de 1972, las mujeres habían sido excluidas de la maratón más famosa, el Maratón de Boston.

Sin embargo, esa regla no impedía que las mujeres se escabuyeran.

En 1966, Roberta Gibb se escondió detrás de un arbusto al comienzo del Maratón de Boston, entrando furtivamente en el campo y terminando la carrera en un tiempo extraoficial de 3:21:25.

Gibb fue la primera mujer en completar el maratón de Boston (aunque de forma no oficial) que completó el arduo curso de Boston.

El año siguiente, se asignó el número 261 en el maratón de Boston al participante K.V. Switzer.

Recién a las 2 millas de la carrera (3.2 kilómetros), los organizadores  se dieron cuenta de que Switzer era una mujer, Kathrine Switzer .

El director de carrera Will Cloney y el oficial Jock Semple trataron de agarrar a Switzer y sacarla de la carrera, o al menos eliminar su número, pero sus compañeros los defendieron con bloqueos corporales.

switzer

Kathrine Switzer, terminó el maratón de Boston en 04 horas y 20 minutos.

Las fotografías de los oficiales de carrera persiguiendo a Switzer , aparecieron en los periódicos nacionales al día siguiente y fueron el puntapie para empezar a debatir nuevamente la participación de las mujeres en los 42k.

Lentamente, las reglas comenzaron a cambiar.

El 31 de agosto de 1971, Adrienne Beames de Australia, se convirtió en la primera mujer en correr una maratón de menos de tres horas, rompiendo esa barrera con un tiempo de 2:46:30.

El 28 de octubre de 1973, se realizó el primer maratón femenino en Waldniel, Alemania Occidental.

Loading...

LA HISTORIA DEL MARATÓN

Loading...
Comparte
  • 405
    Shares