Loading...

Nuestro cuerpo necesita mantener su temperatura corporal en forma equilibrada y para ello utiliza cuatro formas distintas de disipar el calor.

La termoregulación es la habilidad de nuestro organismo, de mantener la temperatura corporal dentro de los niveles de equilibrio necesarios para que las funciones corporales puedan realizarse con normalidad.

Dependiendo de las condiciones ambientales  y la intensidad a la que corremos, nuestro cuerpo puede ser capaz o no,  de eliminar (disipar en realidad) el calor de manera adecuada.

Si nuestra temperatura corporal aumenta mas de lo que nuestro cuerpo disminuirla (disiparla), pueden comenzar los problemas, ya que una elevada temperatura corporal, puede generar un deterioro de nuestra salud y obviamente del rendimiento deportivo.

Por el otro lado, si la pérdida de calor es demasiado elevada también corremos riesgos importantes en nuestro rendimiento y nuestra salud, siendo el caso mas extremo la hipotermia.

Por ello, es importante (e interesante) saber las 4 (cuatro) formas a través de las cuales tu cuerpo disipa el calor: ya que en tiempos cálidos nos ayudará a entender como evitar que la temperatura corporal se eleve demasiado y en tiempos fríos podremos tomar medidas para evitar perderlo.

Conducción: se refiere a las transferencia del calor mediante el contacto directo; así el calor emanado por nuestra piel es conducido por contacto directo a la ropa o al aire cincundante.

Convección: el aire está en movimiento constante (aunque no lo notes) y cuando el aire que nos rodea se calienta debido al calor del cuerpo, se eleva y es sustituido por aire mas frío.

La conducción y la convección trabajan para alejar el calor del cuerpo siempre que la temperatura del aire sea inferior a la temperatura de la piel. Cuando el aire que rodea al cuerpo esta muy caliente, la combinación de convección y conducción puede hacer que el cuerpo se caliente en lugar de que se refresque.

Cuanto mas intenso es el movimiento del aire que rodea el cuerpo, mayor es la transferencia del calor por convección; así el viento trabaja de manera eficaz para alejar  por convección el calor del cuerpo.

Radiación: Nuestro cuerpo traslada el calor hacia cualquier objeto cercano (paredes, sillas, cama, etc) cuyas temperaturas superficiales sean inferiores a la temperatura de la piel. En reposo la radiación es responsable de la mayor parte de la pérdida del calor.

Evaporación:  A diferencia de lo que muchos creen el calor no se pierde por el sudor, sino cuando el sudor se evapora; el viento intensifica la evaporación y la humedad la dificulta.

data-ad-format="rectangle"

La evaporación de la transpiración es el mecanismo mas efectivo de pérdida de calor, ya que absorbe el calor de la piel por conducción. El sudor se convierte en vapor por el calor de la piel y luego se disipa en el ambiente, refrescando el cuerpo.

En lo que hace a la temperatura corporal, hay dos caras de una misma moneda y ambas son importantes para corredores:

– en climas fríos: correr con bajas temperaturas nos obligará aumentar las precauciones para evitar una pérdida de calor superior a la que producimos.

– en climas cálidos: las altas temperaturas,  la humedad y la actividad física hará que nuestro temperatura corporal comience aumentar, por lo que deberemos tomar las precauciones necesarias para minimizar este incremento y aumentar la disipación de calor.

Por último, ¿quieres saber cual es la mejor temperatura para correr? Ingresa aquí.

Imagen |  lululemon athletica
Loading...