fatigado
Loading...

Sin dudas, una de las peores cosas que le pueden suceder a un corredor durante una carrera es llegar a un estado de fatiga donde la falta de fuerzas para continuar corriendo lo obliguen a disminuir abruptamente la velocidad y/ tener que detenerse por completo. 

Quienes han padecido de la fatiga, saben lo frustrante que puede ser no lograr cumplir los objetivos establecidos y por ello es bueno recibir algunos consejos para prevenirla.

Ahora bien, teniendo en cuenta que pasar por una situación así afectará no solo tu estado de ánimo sino también tu clasificación final en la carrera, a continuación te daremos algunas estrategias para evitar que llegues a ella y rindas al máximo en tu próxima carrera.

1.- LA PLANIFICACIÓN

Realizar la planificación de tus entrenamientos, es esencial para evitar la fatiga durante tus carreras, ya que te permite maximizar el tiempo disponible , establecer metas y lograr los mejores resultados.

Un plan de entrenamiento de un corredor, significa la planificación de las actividades a realizar en búsqueda de alcanzar los objetivos establecidos.

Correr sin objetivos y/o sin una adecuada planificación, puede ser la causa de muchas lesiones, del estancamiento y  la posterior imposibilidad de rendir al máximo en las competiciones.

Por ello, define tus objetivos, analiza tu forma física, antecedentes y posibilidades, y realiza una planificación realista de tus entrenamientos.

2.- PREPARA TU MENTE

Según, Tim Noakes, uno de los impulsores de la Teoría del Control Centralla fatiga es una percepción que se origina en el cerebro al percibir que en un entrenamiento o una carrera estas superando los niveles de seguridad aceptables.

De acuerdo a esta teoría, el cerebro analiza e interpreta las señales del cuerpo (las fisiológicas y las mentales)  y para asegurar tu seguridad toma una decisión: continuar buscando  tu mejor desempeño u obligarte a correr mas lento o detenerte.

Uno de los principales fundamentos utilizados por Noakes, es el hecho irrefutable que los músculos se contraen como consecuencia de una señal enviada por nuestro cerebro que les indica que lo hagan; sino reciben esa señal, los músculos no se contraen, lo que demuestra la influencia del control del cerebro en la señales que envía.

De esta forma, la Teoría del Control Central intenta explicar porqué puedes realizar un sprint al final de una carrera: tu cerebro registra que falta una corta distancia para el final de la competencia  y emitiría las órdenes necesarias para correr velozmente.

Por ello, resulta tan importante preparar a tu cerebro para las exigencias de la carrera en la que vas a participar y allí es donde toman especial importancia los entrenamientos específicos, cuya principal finalidad es simular algunas de las condiciones y sensaciones de la carrera sin someter al cuerpo al estrés máximo de una competición.

Así, en distancias cortas, será esencial que tu cerebro sepa la incomodidad de correr a velocidades máximas no significa un riesgo para tu integridad, y en distancias largas, deberás buscar el equilibrio para informarle que ni la distancia ni el ritmo te pondrá el peligro.

data-ad-format="rectangle"

3. TU ALIMENTACIÓN

La alimentación de un corredor es otro de los aspectos fundamentales para evitar la fatiga, lo que comes es lo que te da la energía y nutrientes esenciales para mantener tu salud y rendir al máximo.

Los alimentos que consumes antes de correr son los que te aseguran que tu cuerpo tenga el combustible necesario para poder encarar la actividad física y evitar la fatiga.

Tu alimentación mientras corres también es importante, ya que  permitirá proporcionar los nutrientes necesarios para retrasar el agotamiento del combustible almacenado en tu cuerpo y proveer de los fluidos necesarios para compensar aquellos que perdemos al transpirar.

Finalmente, al terminar de correr tus objetivos nutricionales deberían ser promover la recuperación muscular, el re-aprovisionamiento de combustible (glucógeno) y la reposición de los fluidos perdidos durante el entrenamiento.

Sin embargo, tu alimentación no solo es importante el día de la carrera, sino diariamente y por ello es esencial asegurar que tu alimentación sea la adecuada para las exigencias físicas y mentales a las que estés sometiendo tu cuerpo.

4.- EL DESCANSO

Si entrenas duro y te alimentas correctamente, pero no descansas lo suficiente será imposible que evites la fatiga.

Para que puedas recuperarte correctamente es clave que duermas, ya que gran parte de los procesos de repación se producen mientras lo haces y cuanto menos duermes menos tiempo dispone tu cuerpo para hacerlo y mas difícil será soportar las exigencias físicas y mentales del entrenamiento.

Asimismo, será clave. que inviertas buena parte de tu tiempo en la recuperación y reparación de los daños producidos (mediante masajes, aplicación de hielo, entrenamiento cruzado, etc) cómo consecuencia de los duros entrenamientos

La falta de sueño  aumenta tu sensación de cansancio, lo que puede afectar tu deseo de practicar actividad física y la percepción del agotamiento frente a entrenamientos o carreras.

Estudios  indican que los efectos negativos surgen al dormir menos de 6 horas y se minimizan al superar las 8 horas de sueño.

[learn_more caption=”Imagen”] flickr.com/photos/tdd/5946465214[/learn_more]

Loading...