trucos correr toda hora
Loading...

Las obligaciones diarias tienden a ser muchas y a veces puede ser complicado encontrar un poco de tiempo para salir a entrenar.

Como consecuencia de esto, muchas personas terminan rindiéndose y abandonando hábitos de vida saludables como salir a correr.

Como sabemos que muchos de nuestros lectores tienen este problema, queremos compartir con uds. un fragmento de un excelente libro titulado “ENTRÉNATE A TI MISMO” de Miguel Ángel Rabanal San Román

Sin más palabras, compartimos el fragmento:


Sabemos lo complejo que es poder sacar un hueco para salir a correr dentro de la compleja agenda diaria, por eso te mostramos algunos trucos para poder organizarte mejor.

SI TRABAJAS DE MAÑANA:

Seguramente tengas que madrugar para acudir al trabajo, por lo que despertarte aún más temprano no va a ser la mejor opción, ya que estarías robando horas de sueño y eso mermaría a la larga tu rendimiento.

Tampoco sería bueno que entrenases nada más acabar de trabajar, a no ser que hayas tenido un descanso a media mañana pudiendo haber hecho una comida un poco fuerte te que permita poder posponer la hora de la comida para más tarde, una vez hayas concluido el entrenamiento.

entrenar a la mañana

Seguramente la mejor opción sea a última hora de la tarde, tras haber reposado la comida y reponer fuerzas del trabajo de por la mañana.

Te costará activarte de nuevo, es por ello que deberás hacer un buen calentamiento.

No hagas el entrenamiento demasiado tarde, procurando que no supere las 9 o 10 de la noche para así no interferir en tu sueño nocturno ya que después del mismo, el organismo se mantiene activado durante varias horas dificultando la conciliación el sueño.

SI TRABAJAS DE TARDE

Sería la opción más ideal para compaginar con tus entrenamientos ya que podrías entrenar a primera hora de la mañana sin tener que estresarte con madrugar demasiado.

Intenta no hacer un desayuno demasiado fuerte antes del entrenamiento y deja la comida más fuerte para después del entrenar y antes de ir a trabajar.

data-ad-format="rectangle"

El entrenamiento te debería activar para el resto del día, y no dificultar tu labor en el trabajo, pero si notas que te entra el sueño y cansancio con motivo de haber entrenado, trata de no comer demasiado y busca hacer varias ingestas más de comida a lo largo de la tarde en forma de fruta y pequeños sándwich.

Dado que tu entrenamiento va a ser matinal procura que tu cena esté llena de hidratos de carbono de asimilación lenta que permitan rellenar bien tus depósitos de glucógeno para que por la mañana te sientas con energía.

SI TRABAJAS A TURNO PARTIDO DE MAÑANA Y TARDE, O ERES AUTÓNOMO

Es una opción un poco menos ventajosa que las anteriores porque implica estar todo el día sin desconectar del trabajo, pero tiene también sus ventajas porque distribuye la carga laboral a lo largo del día.

Puedes entrenar a primera hora de la mañana, corriendo justo antes de desayunar, o dejarlo para nada más acabar el turno de tarde, pero si dispones de tiempo a medio día, ese sería el momento ideal para entrenar, sobre todo en invierno, cuando madrugar o entrenar a última hora del día no es demasiado agradable.

Intenta no hacer entrenamientos demasiado largos, y déjalos para el fin de semana, para que así tu jornada laboral no parezca aún más larga de lo que es.

Intenta amoldarte a tu biorritmo particular, ya que si eres de los que le sienta mal madrugar, no trates de entrenar a primera hora de la mañana y déjalo para por la tarde.

SI TIENES UN HORARIO LABORAL FLEXIBLE

Aunque trabajar por objetivos y cuando queramos, es aparentemente una opción muy ventajosa para compagina con nuestros entrenamientos, el no tener horarios fijos puede alterarnos una correcta rutina diaria, y eso al final perjudicaría nuestra dinámica de entrenamiento.

No tener horarios de entrada y de salida del trabajo, hace que sea necesario que te marques unos límites para no pasarte trabajando y que esto no repercuta en el resto de tu vida. En este sentido salir a entrenar puede ayudarte a delimitar los horarios de trabajo.

Para la gente que se encuentre en esta situación, el mejor momento del día para entrenar sería por la mañana para así quitarse el cuidado, y no irlo posponiendo, ante el riesgo de que podamos saltárnoslo ante cualquier problema que surja en el trabajo.

Entrenar, te hará estar más activo, desestresado y relajado el resto del día para así poder desempeñar el trabajo en mucho menos tiempo y al final disponer de más horas libres, por tanto aunque el entrenamiento te robe un poco de tiempo, al final del día te lo devolverá con creces.

SI TRABAJAS DE NOCHE

Esta sería la peor opción de las posibles, ya que altera completamente nuestro ciclo circardiano y suele producir un gran estrés en todos los sentidos.

Intenta que los días que tienes turno de noche no entrenar duro y recuperar durante el día durmiendo y descansando, optando únicamente por entrenamientos muy suaves que apenas te agoten.

Si tu trabajo siempre es nocturno, intenta entrenar a última hora del día justamente antes de entrar a trabajar.

Aprovecha los días libres para entrenar durante el día y así aprovechar los beneficios de la luz diurna natural que hacen que estés más receptivo a entrenar y recuperes mejor.

SI TE ENCUENTRAS EN EL PARO, RETIRADO O ESTÁS JUBILIADO

Esta situación te permite tener todo el tiempo del mundo para poder salir a correr, pero si no te organizas bien puedes llegar a ver como se pasa el día y al final no has entrenado.

Si el trabajo de noche no era una opción muy ventajosa ya que alteraba el biorritmo diario, el no trabajar tampoco lo será ya que desestabilizará tu motivación personal y autoestima. Esto puede verse reflejado en una mayor desgana para salir a correr. Entrenar será por tanto algo muy positivo que te ayudará a sentirte realizado en tu día a día.

Al no tener un desgaste laboral, el entrenamiento permitirá que te mantengas en el peso adecuado y no engordes por inactividad tanto física como mental.

Si estás buscando trabajo, salir a correr antes de iniciar el proceso de búsqueda laboral o antes de una entrevista, te llenará de optimismo y hará que veas las cosas de otra manera, ya que las endorfinas que has liberado corriendo mejorarán tu ánimo.

No pienses que porque tengas más tiempo libre debes entrenar más tiempo, a veces no todo es entrenar y deberemos de realizar otro tipo de actividades sociales o en familia. Así que modérate y no caigas en el error de entrenar el doble.

ENTRENATE A TI MISMO

 

Loading...