errores

El running es un deporte muy justo, cuanto más le damos, más nos devuelve; y cuanto más errores cometemos, peor será nuestro rendimiento.

Mejorar y maximizar el rendimiento deportivo, es el gran objetivo de todo atleta y en corredores ello es sinónimo de desear correr más rápido y/o mas kilómetros.

Sin embargo, para lograrlo es necesario ser inteligente y no cometer estos tres errores que te impedirán obtener mejor rendimiento en tus carreras.

1.- No fortalecer tu cuerpo

Lamentablemente , demasiados corredores creen que para mejorar todo lo que tienes que hacer es correr. 

De hecho,  muchos creen que hacer pesas y/o trabajar en el fortalecimiento integral de su cuerpo es perjudicial.

Este tipo de corredores, suele temer a que el fortalecimiento muscular integral puede hacerle ganar músculo y aumentar de peso, perder agilidad y en consecuencia, disminuir el rendimiento.

Tener una buena base muscular te convertirá en un corredor más eficiente, que sufre menos lesiones y que podrá correr mas kilómetros y en menos tiempo.

Claro que dependerá de tus objetivos, pero la mayoría de los corredores se verán beneficiados de incorporar 1-2 sesiones semanales de fortalecimiento integral (el gimnasio es una excelente alternativa).

Es importante trabajar tanto el tren superior como el inferior; no creas que las piernas ya están entrenadas porque corres, ya que también deben ser fortalecidas de forma diferenciada.

data-ad-format="rectangle"

Tampoco creas que como eres un corredor, lo único importante son tus piernas; tener un core fortalecido es uno de los grandes aspectos que ningún corredor debe olvidar.

2.- Seguir un plan estrictamente

Es importante planificar los entrenamientos pero hay que dejar espacio a la modificación ya que hay cosas impredecibles.

En ocasiones, hace falta descansar aunque estuviera programada una sesión de entrenamiento para poder seguir mejorando.

Siempre y cuando esta decisión sea realista y no sea simplemente una forma de saltarse el entrenamiento a causa de holgazanería, escucha tu cuerpo: si pide descanso, descansa.

data-ad-format="rectangle"

Cuando notes cansancio acumulado, que no progresas; date un respiro, baja kilómetros, reduce la intensidad y los ritmos durante al menos una semana.

A veces es necesario parar para volver a coger impulso para seguir, y esto te ayudará a mejorar y progresar.

O si esto sucediera muy a menudo, quizás el plan no ha sido elaborado a tus posibilidades reales y habría que revisarlo para ajustarlo a tus verdaderas capacidades.

3.-Estirar antes de entrenar

Este punto ha resultado ser muy conflictivo por las diferentes teorías que se posicionan a favor y en contra de hacer estiramientos estáticos justo antes de empezar a correr como modo de calentamiento.

Pese a que durante años se recomendó lo contrario, parece ser que los Estudios más recientes desaconsejan esta práctica porque:

–       hacen disminuir la fuerza al dejar los músculos estirados para la carrera a continuación;

–       disminuyen la capacidad muscular de almacenamiento de energía que al fin y al cabo son la clave para mantenerte corriendo;

–       aumentan las posibilidades de lesiones articulares y de ligamentos porque la musculatura está más elástica;

–       aumentan el riesgo de lesión ya que la musculatura en frío se ve sometida a un estiramiento intenso que puede causar roturas fibrilares.

Resulta mucho más aconsejable entrar en calor corriendo de forma más suave (trotando) e incluso con estiramientos que sean dinámicos como las zancadas, los saltos, los giros, etc.

LA AUTORA:

Anabel Ávila, es Entrenadora Personal, Instructora de Body Pump y CxWorx y Nutricionista Deportiva. Su gran pasión: ayudar a la gente a vivir una vida más sana y sin fórmulas raras; su mayor apuesta: un estilo de vida saludable.

facebook logo

twitter logo

instagram logo

Google+

Sigue a Anabel en sus redes sociales

 

 

Loading...