corriendo
flickr photo by Carters Collection http://flickr.com/photos/paintballphotos/4524625914 shared under a Creative Commons (BY) license
Loading...

Correr es un gesto natural, nacemos con esa habilidad, al igual que muchos cuadrúpedos. Pero a diferencia de ellos, solemos olvidarnos de correr por mucho tiempo, quizás décadas.

Por lo que al iniciarse en la actividad, la técnica de carrera suele estar viciada de muchos defectos, producto de la falta de práctica durante toda la vida.

Si bien es difícil realizar mejoras en un gesto tan inconsciente, los avances que se puedan lograr, por pequeños que sean, repercutirán, no sólo en un mejor desempeño deportivo, sino también en un mayor cuidado de nuestro cuerpo, otorgando una larga vida en el running.

Corregir todos los vicios de tu técnica de carrera al mismo tiempo, es sumamente complejo, por eso lo ideal es identificar uno o dos defectos, los más groseros o fáciles de modificar, y enfocarse en ellos.

Los principales puntos a tener en cuenta para mejorar tu técnica de carrera serían:

CABEZA

 Al correr, su posición debería ser erguida, mirando al horizonte y sin tensiones ni movimientos del cuello. Evita contraer los músculos de tu rostro.

TRONCO

Levemente inclinado hacia adelante pero con el pecho erguido, con los hombros totalmente relajados y volcados hacía atrás, sin oscilaciones de la columna y procurando no mover mucho los hombros hacia adelante y atrás al compás de la brazada.

BRAZOS

Al correr, los brazos deberían estar muy relajados, con los codos en una flexión algo menor a los 90 grados, el movimiento debe ser hacía adelante y atrás y no hacía los laterales.

Con las manos suavemente cerradas, con la presión necesaria para llevar un huevo de gallina. Sin forzar, buscar una amplitud que impulse al cuerpo.

TÉCNICA DE CARRERA: LO MÁS DIFÍCIL

[adrotate banner=”36″]

Hasta aquí todo es relativamente sencillo. Son partes del cuerpo fáciles de controlar durante la carrera. Quizás el mayor reto, es estar atento para no volver, inconscientemente, a movimientos incorrectos.

La complejidad se da con la zona inferior; cadera, piernas, pies. Limitaciones de apertura articular por falta de elongación muscular, falta de coordinación o equilibrio, poca potencia o incluso exceso de peso, pueden ser trabas para una zancada elegante y eficaz.

data-ad-format="rectangle"

Las modificaciones puntuales, son sumamente difíciles sin una ayuda externa adecuada, ya sea a través de filmaciones, entrenador o un equipo de trabajo especializado, es necesario una análisis personalizado y una forma de corrección distinta para cada caso. Pero más allá de eso, hay parámetros generales que son útiles para la mayoría de los casos.

Procurar ir con la cadera alejada del piso y sin oscilaciones verticales, o sea, no ir a los saltos. Elevar las rodillas cuando el muslo avanza y extender al máximo la rodilla cuando el pie se despega del piso.

Entrar en contacto con el suelo debajo de la cadera, no delante de ella, y con toda la planta del pie al mismo tiempo. Parece poco pero es complejo de hacer. Más cerca o más lejos del ideal, si es importante, siempre, procurar ir relajado, sin tensiones innecesarias que con el paso de los kilómetros producen un gran desgaste.

Como tantas veces el secreto está en el equilibro, al balance justo entre empuje y soltura, es más fácil lograrlo si las ganas de correr son las que dirigen al cuerpo.

Loading...