Consejos para runnersLesiones

Cuatro señales que te ayudarán a evitar una lesión

Es común escuchar que el running es una actividad de sufrimiento, esfuerzo, o sacrificio, y lamentablemente esto se suele confundir con que es una actividad en la que debes sufrir dolor.

El problema es que este error suele generar un gran problema: los corredores no escuchan las señales que les da su cuerpo y hacerlo puede ser  la diferencia entre evitar o no una lesión.

El “dolor” o incomodidad que puede generar entrenar a intensidades elevadas, es muy diferente al dolor que sirve para dar una clara señal de un problema que se avecina.

Sin embargo, son demasiados los corredores que no pueden diferenciar uno de otro y para ellos, les daremos algunas claves que podrían ayudarlos.

CUATRO SEÑALES QUE DEBES ESCUCHAR PARA EVITAR UNA LESIÓN

1.- Alteración en la técnica

Si cuando corres sientes un dolor que genera una modificación en tu habitual forma de correr, es posible que esté anticipando una lesión.

Es común que la molestia en una pierna genere una inconsciente sobrecarga del otro miembro, ya que el cuerpo de forma natural lleva el mayor trabajo a la pierna sana.

data-ad-format="rectangle"

Aunque a veces es muy fácil darse cuenta, en otras circunstancias puede ser más difícil.

Una sesión de masajes puede ayudar a descubrir la diferencia en la tensión muscular. Otras veces, la observación visual de un compañero puede evidenciar este desbalance. De cualquier forma es imperioso tratar la causa, para evitar daños mayores.

2.- Persistencia

Puede haber dolores o molestias puntuales en un entrenamiento, incluso muchas veces sin causa aparente, que generalmente concluyen antes de terminar la sesión o al poco tiempo.

Sin embargo, hay muchas veces en las que un dolor sigue molestando , incluso después de un día de descanso.

Aunque muchos corredores se nieguen a aceptarlo, la persistencia de un dolor o una molestia, es una clara una señal de alarma. Escuchar a tiempo la sirena, puede ahorrarte muchos problemas.

[adrotate banner=”36″]

3.- Recurrencia

Otra señal que es importante que tengas en cuenta para evitar una lesión es la recurrencia de una molestia.

Si sufres de un dolor que se va luego de entrenar, pero vuelve comúnmente en varios entrenamientos, o más aún, si se siente en reposo, puede ser una señal para preocuparse.

4.- Asimetría

El dolor natural, generado por un entrenamiento intenso, debería ser simétrico, ya que el cuerpo debería esforzarse de similar manera en ambos hemisferios.

Un dolor puntual en un solo lado del cuerpo, es  una señal que debería llamar tu atención y que debiera obligarte a seguir su evolución e indagar en la causa.

EL DESCANSO ES IMPORTANTE,  PERO NO ES LA SALVACIÓN

Ante molestias o dolores que se ajusten a la descripción anterior, es muy importante que sepas qué hacer.

Primero y principal, ante la duda, no generar más daño. Descansar un día más para observar la evolución puede ahorrar, literalmente, un mes de demora por continuar y lesionarse.

El descanso pocas veces cura una lesión, si no se descubre la causa y se la combate, el dolor probablemente vuelva.

El descanso es para evitar más daños, el siguiente paso es acudir a un especialista. No hay nada más importante que mantenerse sano a la hora de correr, cualquier otro objetivo es inviable lesionado.

Por eso no hay que dudar ante el cuidado del cuerpo y darle la mejor atención. Para un cuerpo sano y una mente dispuestas no hay límites.

loading...
Loading...

COMENTARIOS

Ezequiel Brahim

Ezequiel Brahim

Ezequiel Brahim, es corredor de fondo, amante de las competencias en pista, aunque también participa en carreras de calle y cross. Sus mejores marcas son: 31:34 en los 10.000, 15:06 en los 5000 y 8:42 en los 3000 metros . En su blog comparte su pasión por el running y sus experiencias en entrenamientos y competiciones.

Previous post

Reduciendo Recuperaciones: Duro Entrenamiento para los #10k

Next post

El video que te va a dejar sin excusas | Motivación