ISOMETRICOS
Loading...

Aunque te alimentes correctamente y entrenes con responsabilidad y seriedad, si pasas demasiadas horas sentado, inevitablemente no podrás rendir al máximo de tus posibilidades.

Sin embargo, las tareas diarias nos obligan a pasar demasiado tiempo sentados o de pie en el mismo lugar, afectando nuestra salud y rendimiento.

Te aseguramos que aunque seas el corredor más disciplinado, durante el día pasas mucho más tiempo inactivo que entrenando.

Una de las recomendaciones habituales para combatir el sedentarismo y los problemas de salud que genera (y rendimiento) suele ser la interrupción de los períodos de inactividad.

Eso se logra impidiendo que los intervalos de inactividad se prolonguen introduciendo movimiento  a tu rutina diaria.

Sin dudas, la forma más simple es levantarte y caminar algunos minutos cada determinada cantidad de minutos (cada 30/60 minutos es ideal), pero también hay otras formas que pueden ser más beneficiosas para un corredor.

Por ello, lo que te proponemos en este artículo, es incluir la siguiente rutina de ejercicios isométricos que no solo te ayudará a cortar con la inactividad, sino que te ayudará a fortalecer tus piernas y activarlas durante el día.

Los ejercicios isométricos son un  forma de ejercitar nuestros músculos que implica su contracción estática sin ningún movimiento visible en el ángulo de la articulación.

Al no haber movimiento, las articulaciones y tendones sufren mucho menos que en otro tipo de ejercicios que involucran el movimiento articular.

Los típicos ejercicios isométricos pueden ser realizados con el propio peso de nuestro cuerpo, o incorporar peso extra para aumentar la resistencia.

Los ejercicios isómetricos, varían en su duración, según los objetivos y la forma física, pero para corredores lesionados, mantener la contracción muscular durante 15/30 segundos puede llegar a ser un desafío.

LA RUTINA

Loading...