Consejos para runners

Rendimiento: ¿cómo me mantengo motivado?

Seguir mejorando tu marca y tratar de superarte te mantiene entrenando pero, ¿sabes cuál es el verdadero secreto de la motivación?

Toni Peña (3ª mejor marca de maratón de España) nos cuenta qué es lo que mantiene motivado a un corredor.

La clave de la motivación

Todo corredor (o prácticamente todos) una vez que se ha enganchado a una dinámica de entrenamiento, disfruta de participar en carreras e ir mejorando sus marcas. Pero lograr esto supone ser muy constante con el entrenamiento.

Si la constancia suele ser algo que acaba llevando a recompensas, diría que en atletismo más.

No se me ocurre ningún corredor que no siendo constante y regular en sus entrenamientos haya conseguido grandes marcas.

Siempre he asociado el atletismo con el sacrificio y es que, tienes que estar ahí todos los días esforzándote para recoger frutos en un determinado momento.

data-ad-format="rectangle"

¿Y qué hace que te mantengas ahí entrenando pese a verte un día con pocas ganas o cansado? Básicamente, es la lucha por alcanzar tu objetivo la que te hace estar ahí. El objetivo tira de ti y consigue que no abandones entrenamientos difíciles o que te calces las zapatillas cuando todavía arrastras el cansancio del entrenamiento anterior.

Para un corredor, el objetivo es su motor y éste se materializa en forma de carrera (fecha) y marca.

Esto genera una ilusión puesto que conlleva un momento de superación personal al que va ligado inevitablemente un sentimiento de satisfacción.

Visualizar esto como foco y saber que el único camino de llegar ahí pasa por el trabajo diario, te facilitará ser constante en tus entrenamientos.

¿Qué caracteriza a un buen objetivo?

Digo que un objetivo es una carrera y una marca porque si disfrutas de correr y el ambiente de las carreras, suele ser esto lo que paute tu entrenamiento.

Pero hay  a quien no le gusta competir y puede definir también el objetivo en términos de llegar a correr durante una hora a “x” ritmo o hacer 20 km a la semana para mantenerse en forma o adelgazar, por ejemplo.

Personalmente siempre he definido mis objetivos en términos de competiciones y marcas. No hacía demasiadas competiciones al año, definía dos maratones en torno a las que organizaba mi planificación y en las que tenía que competir por acabarlas en un determinado tiempo.

Lo bueno de los objetivos en este formato (carrera y marca) es que son muy específicos.

Si el objetivo fuera correr una maratón algún día en el tiempo que sea, resultaría demasiado abierto como para que te motive.

No tienes fijado un límite de tiempo que te obligue a completar etapas e ir avanzando. Así es más fácil que te saltes entrenamientos porque siempre puedes posponer tu objetivo y ya empezarás a entrenar en “serio” otro día.

Digamos que el hecho de tener una fecha supone funcionar en modo cuenta atrás y ejerce mayor presión.

Así que el objetivo tiene que ser muy específico. Pero además tiene que ser alcanzable.

Es decir, si nunca has corrido una maratón igual es un poco complicado que te plantees hacer la primera por debajo de 3 horas, por ejemplo.

Que sea alcanzable significa que aunque ahora mismo no lo podrías hacer, con un cierto esfuerzo y entrenamiento presumiblemente sí podrías conseguirlo.

Cómo defino mi objetivo

Para definir un objetivo necesitarás por una parte tener una planificación de las carreras en que quieres participar durante la temporada de tal manera que entre ellas quede tiempo de recuperación suficiente.

Así conseguirás tener un calendario con fechas marcadas y a partir de ahí ciclos de entrenamiento.

Por otra parte tendrás que definir la marca que quieres atacar en cada carrera. Bueno, para empezar en la primera carrera que tengas prevista y luego se puede ir viendo qué marca definir en las demás. Para esto, necesitas tener alguna referencia de marcas o ritmos.

Lo más adecuado suele ser tomar como partida la marca de tu última carrera similar a la que quieras abordar o alguna de distancia inferior si no hubieras afrontado ya la distancia de tu objetivo.

En el peor de los casos, los entrenamientos que estés realizando y el ritmo a los que los hagas también pueden servir de punto de partida.

En este punto suele ser bastante útil la ayuda de tu entrenador ya que podrá asesorarte mejor en cuanto a qué tiempos podrías alcanzar en base a tu evolución. A veces uno cree que se pueden bajar minutos demasiado rápido y llegados a cierto punto todo cuesta más esfuerzo.

De todas maneras, si defines un objetivo y al estar entrenando para el mismo, empiezas a ver que te exige demasiado esfuerzo, siempre hay tiempo para rectificar.

Puedes no variar la fecha de competición que tenías prevista, pero reajustar la marca que pretendías hacer para trabajar a otros ritmos más lentos.

¿Qué pasa si me equivoco definiendo mi objetivo?

Si el error que cometes al definir tu objetivo es que más que un objetivo alcanzable es algo muy ambicioso, la principal consecuencia puede ser la desmotivación.

Suponiendo que antes no caigas lesionado o sobreentrenado por estar siguiendo un entrenamiento que es demasiado para ti.

Plantearte hacer entrenamientos demasiado exigentes te puede llevar fácilmente a verte sin fuerzas para completarlos.

Bien empiezas a no poder completar entrenos o a saltarte otros o bien tu cuerpo dice que no puede más con ese ritmo y caes lesionado o sobreentrenado.

Por esto es importante ser consciente del punto de partida y de dónde podrías llegar, no sirve de nada marcarse un objetivo muy alto.

No se trata de una cuestión que tenga que ver con ser más o menos valiente definiendo el objetivo sino más o menos realista y capaz de aceptar las circunstancias y limitaciones del ser humano por una parte y del corredor popular por otra.

Igualmente, si el objetivo está muy por debajo de tus capacidades, puedes sentirte muy cómodo en tus entrenamientos pero a la larga también acabarás desmotivándote. Tendrás la sensación de que no lo estás dando todo en tus entrenamientos y de que podrías llegar más lejos.

Esto probablemente venga acompañado por un sentimiento de frustración, al final a todos nos gusta llegar al máximo posible o al menos encaminarnos hacia él.

Así que, tu motor para entrenar motivado será tu objetivo. Éste tiene que ser muy específico y sobre todo, alcanzable.

Pero no basta sólo con esto

Si ya tienes claro el objetivo al que te vas a enfrentar, hay una cosa más que te ayudará a entrenar día a día: deberás percibir resultados.

Sentir que avanzas en una dirección y tener constancia de ello te hará ganar en confianza. Sentirás mayor seguridad de estar yendo por el camino correcto y querrás seguir entrenando y apostando por esa vía.

Ver resultados supone que las series que antes hacías a un ritmo más lento, ahora veas que ya las puedes llevar más rápido. O que cuando antes te quedabas sin aire en cierto entrenamiento, ahora ya no. O que hagas un test en medio de tu ciclo específico y logres los resultados esperados. Por no hablar de competir el día del objetivo y ver que éste se hace realidad, que te cargará pilas para definir una nueva meta.

Para ser consciente de estos resultados lo que hace falta es medir.

Tener un buen diario de entrenamiento donde anotes los datos de las sesiones que haces y luego puedas ir comparando a lo largo del tiempo la evolución.

Básicamente será necesario que anotes ritmos y distancias. Con sólo estos dos datos ya tendrás material suficiente para comparar y llevarte buenas alegrías.

Verás como así, aunque tengas que seguir derrochando esfuerzo, todo es más fácil de llevar.

AUTOR

Toni Peña, 3ª mejor marca española de maratón (2h07’34’’), diseña planes de entrenamiento personalizados online y da feedback a sus atletas desde http://www.bikilo-running.es/

Loading...

COMENTARIOS

RunFitners

RunFitners

RunFitners.com, es el sitio web donde encontrarás los mejores artículos sobre nutrición para runners, ejercicios y entrenamientos, motivación y todo lo necesario para que te conviertas en un mejor corredor.

Previous post

3 Entrenamientos que puedes hacer en menos de 30 minutos

Next post

La mejor música para correr: 42 canciones espectaculares