tipos de carrera

Para quienes practicamos el running, participar de carreras es una excelente oportunidad de despertar nuestro espíritu competitivo y ponernos a prueba e intentar lograr una mejor marca.

Sin embargo, muchos corredores caen en la tentación de participar exageradamente de una carrera detrás de otra, lo que puede dificultar lograr el objetivo de obtener un record personal.

Por ello, para que puedas participar de competiciones pero manteniendo el objetivo de lograr obtener mejores marcas, en esta nota explicaremos como establecer prioridades entre tus carreras.

Al planificar tus competiciones, es importante que establezcas prioridades y definas carreras “A” y carreras “B”.

Loading...

Las carreras A

Las carrera “A” deberían ser las de máxima prioridad en tu calendario, y serán aquellas a las que intentarás llegar en tu pico de rendimiento.

A veces decirlo puede ser mas fácil que hacerlo, ya que actualmente,  la oferta de competiciones es cada vez mayor y la tentación de establecer muchas carrera “A” es grande.

En el momento de planificar tu calendario de competiciones, sería ideal que las carreras A se encuentren bien distribuidas y evitar correrlas una detrás de la otra.

Asimismo, cuanto menor es la distancia de tus carreras A, podrás participar de una mayor cantidad de eventos en forma segura y manteniéndote alejado de posibles lesiones.

data-ad-format="rectangle"

Así, por ejemplo, si tu objetivo para la temporada es lograr una mejor marca en un maratón (42 km), para la mayoría de los corredores debería significar que durante el año únicamente participen de un evento de estas características. Competir en mas de un maratón por año, puede ser demasiado para el cuerpo de la mayoría de los corredores.

Las carreras B

Las carreras “B” deberían ser carreras preparatorias que ayuden a prepararte para las carreras A, por lo que deberás tener inteligencia y sabiduría para planificar carreras que por su distancia y demás características, te sirvan en tu preparación para buscar una mejor marca en una carrera A.

La dificultad sera definir la cantidad de carreras B y sus características para que puedan servirte. Por ejemplo, si tu carrera A es un maratón, no hay inconvenientes de que unas semanas antes participes  de una carrera de 5k  (carrera B). Sin embargo, los beneficios de correr un 5k antes de un maratón son prácticamente inexistentes.

La manera en la que correrás tu carrera B, también será importante. Recuerda que las carreras B, deberían ser carreras preparatorias y por ello te recomendamos que la tomes como un entrenamiento.

data-ad-format="rectangle"

En virtud de ello, recomendamos que no realices un tapering pre-competitivo antes de una carrera B  y que intentes no alterar la planificación del resto de los entrenamientos.

Ello, no significa que no debas tomarte con seriedad tus carreras B, ya que inevitablemente el espíritu competitivo y la emoción te afectarán. La idea es que lo tomes como un entrenamiento, en el que des absolutamente lo mejor de ti.

Las carreras B, además de ser preparatorias, son una excelente manera de determinar cual es tu estado físico antes de la carrera A, y un buen momento para poner a prueba las estrategias de carrera y de nutrición/hidratación.

Asimismo, las carreras B, son excelentes para que trabajes aspectos que te serán específicamente útiles en tu carrera A. Por ejemplo, si tu carrera A será en un circuito con muchas cuestas, será idea que tus carreras preparatorias las incluyan.

Imagen http://www.flickr.com/photos/peterm7/8172267932

Loading...
Comparte