principiantes
Loading...

En el entrenamiento del running, hay una variable que marca bastante cuanto se va progresando, o que tan preparado se está para un objetivo: el volumen de kilómetros, o sea la distancia recorrida en la suma de entrenamientos.

Ya sean que se cuenten semanales, mensuales o por temporada; los kilómetros que corres son un parámetro bastante observado por atletas y entrenadores, de cualquier nivel y con los más diversos objetivos.

Muchas veces, es la marca a batir para concretar los progresos; ya sea caminando, corriendo o una mezcla de ambos, es común buscar un kilómetro, cinco minutos o una vuelta más, ya que es una forma muy concreta de medir la superación.

Aunque suene ilógico, muchas veces el camino más rápido entre una distancia y la otra, no es una línea continua; al igual que para correr mas kilómetros no necesariamente tienes que estar moviéndote todo el tiempo.

PRINCIPIANTES: LA FORMA DE CORRER MAS DISTANCIA

En corredores principiantes, a los que les cuesta correr en forma continua, introducir intervalos disminuyendo mucho la velocidad, caminando o bien deteniéndose, puede colaborar mucho a lograr aumentos sostenidos de la distancia.

Estos “intervalos de recuperación” entre los “intervalos de trote”, son el gran secreto para que la exigencia cardiorespiratoria y/o muscular desciendan y puedas aumentar tu recorrido final.

En un ejemplo práctico, más allá de la distancia concreta en sí, suponiendo que se está corriendo regularmente 2 kilómetros, pero cuesta llegar a completar el tercero (lo cual es lógico ya que es un aumento del 50 por ciento), una buena forma de lograrlo puede ser: correr  el primer km, detenerte o caminar (es un excelente momento para hidratarse), correr el segundo km, volver a hacer una pausa y por último correr el tercer kilómetro.

De esta forma, en poco tiempo, las pausas se harán cada vez más cortas, hasta convertirse en innecesarias. Sin duda que es un camino mucho más fácil y rápido que intentar las tres vueltas directamente.

Para aquellos que aún no ingresan al mundo del running, este entrenamiento de intervalos, también es muy exitoso para el pasaje de caminar a correr, simplemente invirtiendo los órdenes del ejemplo anterior, si se está acostumbrado a caminar tres kilómetros, puede ser muy difícil empezar a correr 1 kilómetro entero la primera vez.

Así, se puede intercalar entre cada kilómetro, un pequeño trote, muy suave, de unos pocos metros, que apenas genere una agitación moderada, para luego retomar el siguiente kilómetro caminando.

Más allá de las distancias, los ritmos y las duraciones, lo importante es entender que tus entrenamientos no tienen que ser indefectiblemente de continuo, que muchas veces hay que tener la inteligencia para detenerse a tiempo.

De hecho en épocas de mucho calor y/o humedad, hasta deberían ser obligatorias para hidratarse. Escuchar el cuerpo, entender sus necesidades y correr con él y no en contra de él, es la mejor manera de disfrutar plenamente el running y llevar nuestros pasos mucho más lejos.

data-ad-format="rectangle"

AUTOR:

Ezequiel Brahim, es corredor de fondo, amante de las compencias en pista, aunque también participa en carreras de calle y cross. Sus mejores marcas son: 31:34 em los 10.000, 15:09 en los 5000 y 8:44 en los 3000 metros . En su blog comparte su pasión por el running y sus experiencias en entrenamientos y competiciones.

Sigue a Ezequiel en Twitter e Instagram

[learn_more caption=”Imagen”] flickr.com/photos/goproject/11840023116[/learn_more]

Loading...