cambios
flickr photo by Fer Devincenzi http://flickr.com/photos/132570562@N05/18610816131 shared under a Creative Commons (BY) license
Loading...

Por el mismo camino, se llega siempre al mismo lugar”. Esta frase, no sólo se aplica a la vida, sino también al running.

Sin embargo, muchos son los que no se dan cuenta de esto, y pese a no obtener los resultados que desean, continúan haciendo una y otra vez lo mismo.

La selección de qué y cómo cambiar es sumamente personal, pero analizaremos algunos aspectos, donde se pueden ver claramente los beneficios de sumar variantes.

Pequeños y grandes cambios para convertirte en un mejor corredor

Plan de entrenamiento

El plan de entrenamiento es, quizás, el aspecto principal, donde las modificaciones muestran sus frutos. Pueden ser buenos, pueden ser malos, por eso es muy importante pensar bien cada paso.

Variaciones de volumen, intensidad, cantidad de sesiones semanales (frecuencia), tipo de entrenamiento; la cantidad de modificaciones es infinita, ya sea guiado por un profesional o decidiendo nuestro propio entrenamiento.

La clave está en hacerlo en pequeñas dosis, progresivamente. Si cada mes cambiamos todo el plan, nunca habrá tiempo para ver los resultados, pero sí está claro la estructura central, siempre es sano incorporar nuevas herramientas.

El objetivo

Aquí los cambios deberían ser menos frecuentes, pero no por ello quedar atado, simplemente, a mejorar la marca en una sola distancia. Cada nuevo ciclo de entrenamiento, puede ser una oportunidad para replantear el objetivo principal.

Para conseguir los mejores resultados, es importante que los objetivos sean parecidos; si un año se pretende correr 5 km en calle, y al otro una ultramaratón de montaña, será muy difícil desarrollar todo nuestro potencial en ambos.

Sin dudas, desafiarse en distintas modalidades, colabora con un desarrollo más completo del cuerpo y refresca la energía mental.

[adrotate banner=”36″]

Los circuitos

Es difícil jugar al fútbol en una montaña o al tenis en una vereda, pero se puede correr casi por cualquier lugar ¡hay que aprovechar! Variar los lugares lo más posible, muchas veces la mente es haragana y quiere ir a lo conocido, pero debemos dar el punta pie inicial y cambiar el rumbo.

Ya sea una calle distinta, el sentido de giro contrario, o mejor aún, una nueva superficie, todo vale para renovar el paisaje, y las ganas.

La compañía

No se trata de dejar de frecuentar a los compañeros de siempre, pero sí se puede sumar nuevos compañeros. Pueden no ser corredores habituales, se puede invitar a un amigo futbolista o a un primo que haga ciclismo.

data-ad-format="rectangle"

Ni siquiera es necesario que sea conocido, en los lugares donde más corredores hay, con un simple “¿me puedo sumar a correr con vos?” podemos descubrir, no sólo un nuevo runner, sino también una nueva persona con la cual entablar una amistad. En todos los casos, ambos ganaran con la experiencia.

La lista sigue; la alimentación, los ejercicios de complemento, las fuentes de consulta y hasta la indumentaria, todo puede ser mejorado, no sólo para buscar un mejor rendimiento, sino, principalmente, para encontrar otras formas de motivación. Para llegar a nuevos lugares, hay que recorrer nuevos caminos.

flickr photo by Fer Devincenzi http://flickr.com/photos/132570562@N05/18610816131 shared under a Creative Commons (BY) license

Loading...