Loading...

Por alguna razón,  muchos corredores demuestran en sus entrenamientos, ira, ese sentimiento de enojo y rabia que nos hace poner de pésimo humor ante determinadas situaciones.

Al igual que en otras actividades, muchas personas cuando corren se transforman, se convierten en corredores rabiosos a los cuales les molesta prácticamente todo y todos los que pasan por su camino. 

Así vemos a corredores quejándose de los vehículos, las personas que pasean, las mascotas, las calles dañadas, los ciclistas, y hasta los semáforos.

¿Te suena familiar haber visto algún corredor que al adelantar a personas caminando por la calle, las miran con mala cara? A veces nos pasa que nos sentimos dueños de la calle, y con mas derecho a hacer uso de ellas que aquellos que están caminando.

Sin embargo, ante ese tipo de situaciones deberías entender que, como tu, el resto de las personas tienen derecho a utilizar la calle para realizar sus actividades y que a ellos les puede resultar difícil saber y entender que haya personas corriendo por ellas.

A diferencia de ser un corredor con ira, intenta convertirte en un corredor tranquilo, tolerante y porqué no paciente. De esta manera disfrutarás mas tus entrenamientos y evitarás tener inconvenientes con otras personas.


Imagen |  bark
Loading...