Loading...

Correr una carrera requiere de una habilidad especial para soportar cierto grado de incomodidad con el transcurso de los kilómetros.

Nuestro cuerpo está programado para detenerse cuando el nivel de incomodidad se prolonga en el tiempo o sientes un fuerte dolor (pon tu mano en algo realmente caliente e instintivamente tu cuerpo lo soltará).

Al igual que cualquier habilidad, la capacidad de soportar la incomodidad de correr rápido requiere de ser entrenada.

Cómo mejorar nuestra tolerancia a la incomodidad

La manera mas efectiva de mejorar tu tolerancia a la incomodidad, es corriendo y acostumbrándote a manejar nuestras sensaciones mientras lo hacemos.

Afortunadamente en la mayoría de los países,  existen cientos carreras donde un corredor puede ponerse prueba y practicar las sensaciones de una competición.

En una carrera, si la incomodidad supera cierto límite,  nuestro cuerpo (o mejor dicho nuestra mente), buscará la forma de detenernos para volver a un estado de comodidad absoluta y es contra esto que deberemos luchar  en cada kilómetro que demos.

Claro  que esta lucha,  deberá  ser una batalla inteligente donde deberemos distinguir  incomododidad de sufrimiento.

Si realmente sientes dolor, el dolor previo a una lesión o cuando esta ya se ha producido, deberás tener la sabiduría necesaria para no continuar.

Además de participar en carreras populares, una de las mejores maneras de entrenar nuestra habilidad para  soportar la incomodidad es la inclusión en nuestro plan de entrenamiento de sesiones de rutinas específicas y de carreras continuas (tempo).

Este tipo de entrenamientos , permitirán  a tu cuerpo y mente adaptarse a tolerar momentos de incomodidad como los que se sufrirás el día de la competencia.

Imagen | ponte1112

Loading...