MALDITOS MICHELINES

Los “michelines”, “llantitas” o  grasa acumulada en la zona de la cintura, son un verdadero problema para muchas personas.

Impiden que se vean tus abdominales, suman peso (lo que contribuye a reducir tu rendimiento) y lo peor de todo es que pueden ser difíciles de eliminar.

Si eres de los que tienes “michelines” y sufres porque adelgazas tu cara, tus brazos y el resto de tu cuerpo, pero continuas teniendo esa maldita grasa en la cintura, debes continuar leyendo este artículo.

1.- MALDITOS MICHELINES: LO QUE TIENES QUE SABER

En mayor o menor medida, todos los seres humanos tienen una buena cantidad de grasa corporal acumulada.

En los seres humanos, la distribución de la  grasa corporal  tejido adiposo puede variar en función del sexo. En general, los hombres acumulan grasa alrededor de la cintura, y las mujeres tienden a acumular más grasa alrededor de las caderas que la cintura.

El tejido adiposo, se encuentra principalmente bajo la piel, pero también existen depósitos entre los músculos, en los intestinos, alrededor del corazón, y en otros lugares de tu cuerpo.

Lamentablemente, el tejido adiposo que se encuentra en la cintura es difícil de eliminar. Veamos las razones.

Para empezar a explicar esto, es necesario que expliquemos brevemente en qué consiste lo que todos conocemos como “quemar grasa”.

Para entender esto, debemos considerar los dos grandes “protagonistas”: 1) la lipólisis y 2) la oxidación

Básicamente, la lipólisis es el proceso mediante el cual las células adiposas liberan moléculas de energía (ácidos grasos) en la sangre. Por su parte, la oxidación es el proceso por el que las células utilizan (o “queman”) los ácidos grasos para utilizarlos como energía.

Para estimular la lipólisis tu cuerpo produce dos “hormonas quema grasa” conocidas como catecolaminas: la adrenalina y la noradrenalina, que entran en tu sangre, viajan a las células de grasa, y se unen en ciertos “receptores” que  envían señales para acelerar o reducir la liberación de ácidos grasos.

Cuando estos ácidos son liberados,  otras células serán capaces de utilizarlos como combustible (oxidación).

El problema es que no todas las células grasas responden de la misma manera a las catecolaminas, ya que tienen diferencias en el tipo y cantidad de receptores que tienen.

data-ad-format="rectangle"

Las células adiposas contienen dos tipos de receptores de catecolaminas que son diametralmente opuestos en la función.

Por un lado, están los alfa-receptores y por otro, los beta-receptores. Explicado de forma simple, la gran diferencia entre estos receptores es que los alfa obstaculizan la lipólisis y los receptores beta  la favorecen. 

Para ser claros, las células grasa con una alta cantidad de beta-receptores son relativamente fáciles de movilizar (lo que favorece su oxidación), mientras que aquellas con una alta cantidad de alfa-receptores no. 

Justamente, esta es la razón por la que cuando empiezas a adelgazar, ves resultados más rápido en determinadas zonas de tu cuerpo (como el pecho, los brazos y tu cara), pero cuesta mucho más verlos en otras zonas, como los michelines o las caderas y muslos de las mujeres.

2.- TRUCOS FINALES

Antes de que desesperes y te rindas, es importante destacar que, aunque tus michelines tienden a tener una buena cantidad de alfa-receptores (que dificultan o reducen la liplisis y posterior oxidación), esto no significa que no puedas eliminarlos.

Lo importante será que tengas un poco más de paciencia y constancia, y que sepas que puede tardar más pero si persistes puedes lograrlo.

Para tener éxito en la destrucción de los michelines hay 1 principal factor a tener en cuenta y una buena cantidad de trucos para lograrlo.  

INGRESA A LA PÁGINA 2 PARA DESCUBRIRLOS


Loading...