felicidad
Loading...

A la hora de correr es normal que la atención pase por la distancia, intensidad, dureza y/o calidad del entrenamiento, el consumo de calorías o bien el cuidado de la salud.

Si bien todos estos son parámetros importantes  a  tener en cuenta,  buscando el equilibrio entre ellos, hay algo más trascendental e indispensable para lograr una larga vida en la actividad.

Pese a su importancia vital, muchas veces se da por sobreentendido, en ocasiones suele dejarse de lado e incluso ir en contra de esta importantísima condición.

LOS TRES PILARES PARA SER UN CORREDOR ETERNO

Ser feliz corriendo, disfrutar de la actividad, divertirse al andar y sentir el placer de la actividad física,  debería ser el fin primero y último de cualquier plan de entrenamiento, rutina armada, salidas aleatorias o un simple trote aislado.

No importa que tan serios o recreativos sean los objetivos o ni siquiera si existen objetivos o no; si se pierde la alegría de correr, más tarde o más temprano se comienzan a frenar los pasos, hasta que, finalmente, se detienen.

Nunca jamás, ningún atleta, desde el más amateur al profesional más ganador, pudo mantenerse corriendo por mucho tiempo, sin disfrutar la actividad.

Para ser feliz y disfrutar corriendo durante muchos años existen tantos motivos o estrategias como corredores, pero existen tres grandes pilares que te ayudarán a lograrlo: valorar, compartir y esperar.

1.- VALORAR

Es muy común, generalmente en los primeros pasos, no valorar los logros, mirar demasiado para adelante, a otros corredores más experimentados y subestimar los frutos propios.

Los que empiezan caminando observan a los que corren, pero no a los que se quedan en sus casas, y desmerecen el valor de caminar.

De igual manera los que trotan despacio se suelen comparar con los más rápidos, sin observar que ya hace tiempo superaron la etapa de caminar.

El mayor problema radica en suponer que a mayor velocidad, hay un mayor disfrute. Al ver a un profesional surcar raudo el pavimento, suele deducirse, erróneamente, que está disfrutando más que quien transita lentamente.

Esto puede generar una insatisfacción o un ansia de llegar a algún lado, llevando a empañar el disfrute del momento, del logro cotidiano. Siendo además, totalmente ficticio, porque el placer de correr no tiene ninguna relación con la velocidad.

2.- COMPARTIR

Compartir es otro de los grandes pilares del running. No sólo un entrenamiento; puede ser también la preparación previa y la elongación posterior, o bien el viaje a una carrera, la competencia en sí, o incluso una simple charla sobre la actividad.

data-ad-format="rectangle"

A pesar de que el resultado es generalmente individual, es una actividad fuertemente social, muy fácil de compartir con una enorme diversidad de personas.

En esos contactos, es común encontrar, una gran fuente de satisfacciones y momentos felices que potencian el disfrute de la actividad.

Ya lo dijo Aristóteles hace casi 2.500 años; “el hombre es un ser social”; el running también, que no se desperdicie esa virtud.

3.- ESPERAR

Esperar al cuerpo y tener paciencia,  es uno de los grandes secretos para lograr largos años de sano placer.

Muchas veces, la modernidad empuja a la idea de obtener todo ya, pero el cuerpo tiene otros tiempos y dependerá de cada organismo cuanto tardes en asimilar las mejoras.

Incluso una misma persona pasa suele pasar por períodos de avances más rápidos y otros más lentos.

El principal problema de querer acelerar esos pasos, son las lesiones, probablemente el mayor enemigo del running.

Nadie es feliz lesionado, pero generalmente las lesiones aparecen por la impaciencia, por no esperar al cuerpo. Para controlar esas ansias es importante disfrutar cada paso, entender que no es un deporte para sufrir, si no para crecer, mental y espiritualmente, en conjunto con músculos, ligamentos, tendones, articulaciones, pulmones y corazón.

El cuerpo humano es una maravilla de la naturaleza que, bien guiada, llega a lograr las más increíbles proezas. Valorarlo, compartirlo y esperarlo, pueden ser las claves para disfrutar hasta el último kilómetro de nuestras vidas.

 

flickr.com/photos/peterm7/15024512883

Loading...