minerales
Loading...

Los minerales son nutrientes claves para el funcionamiento de nuestro cuerpo y por ello, muchos corredores, suelen consumir suplementos para intentar mejorar su rendimiento físico.

Cada mineral colabora con distintos procesos que se producen en nuestro cuerpo en forma constante y tienen diferentes efectos en su funcionamiento.

Por ello, determinar qué minerales tienen efectos ergogénicos (la capacidad de aumentar el rendimiento deportivo) en el ser humano, resulta clave para decidir si es necesario suplementar nuestra dieta aumentando el consumo de determinados minerales.

A continuación,  te mostraremos la posición de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva (SIND)  respecto al efecto ergogénico de los minerales.

Boro

Aunque es uno de los minerales menos conocidos, suele ser incluido en muchos suplementos ya que se lo ha asociado con la promoción del crecimiento muscular durante el entrenamiento de fuerza.

Sin embargo, los estudios analizados por la SIND revelaron que no hay evidencia de que la suplementación con boro durante el entrenamiento de fuerza logre promover tal crecimiento.

Calcio:

El calcio es uno de los minerales claves para la salud de los corredores ya que interviene en la formación de huesos y dientes, coagulación de la sangre y las transmisiones nerviosas.

Aunque la suplementación con calcio puede ser beneficiosa para quienes sufren de osteoporosis y se haya demostrado que promueve el metabolismo de las grasas, la SIND no ha detectado pruebas que demuestren que produzca un efecto ergogénico en el rendimiento deportivo.

Cromo:

Aunque en muchos suplementos deportivos es incorporado como picolinato de cromo y se le atribuye la capacidad de disminuir los niveles de grasa corporal y aumentar la masa corporal magra,  la SIND ha concluido que no se encuentran demostrados tales efectos.

Hierro:

El hierro contribuye al transporte del oxígeno y por ello es clave contar con los niveles adecuados para que mientras corramos nuestros músculos cuenten con el oxígeno que necesitan para funcionar correctamente.

Sin embargo, los estudios analizados por la SIND no han demostrado que la suplementación con hierro mejore el rendimiento aeróbico (salvo que exista una deficiencia).

Es decir, si tus niveles de hierro se encuentran equilibrados, suplementarte con hierro extra no te hará correr mas rápido o mas kilómetros.

Magnesio:

El magnesio participa en cientos de procesos en nuestro cuerpo, entre los que debemos destacar que, activa enzimas involucradas en la síntesis proteíca.

data-ad-format="rectangle"

Sin embargo, los estudios analizados por la SIND han indicado que la suplementación con magnesio no afecta el rendimiento deportivo, salvo que exista una deficiencia de este mineral.

Potasio: 

Uno de los electrolitos claves para regular el balance de fluídos, transmisión nerviosa y el balance alcalínico.

Aunque la suplementación de potasio, suele ser relacionada con la menor aparición de calambres,  la SIND considera que no hay demostración de que produzca una mejora en el rendimiento deportivo.

Zinc:

El zinc es constituyente de enzimas que intervienen en la digestión y afectar el sistema inmunológico y se lo ha relacionado con la intervención en la reducción de infecciones del tracto respiratorio superior en atletas.

La SIND ha determinado que la suplementación con zinc (25 mg/día) puede minimizar lo cambios en el sistema inmunológico  producidos por el entrenamiento.

Sodio:

Otro de los electrolitos que colabora a regular el balance de fluídos, la transmisión nerviosa y el balance alcalínico.

Si bien la suplementación con sodio no aumentaría el rendimiento deportivo, si colaboraría a mantenerlo al correr en elevadas temperaturas y/o largas distancias.

La posición de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva, resalta que, cómo respuesta al entrenamiento, en muchos atletas suele detectarse deficiencias respecto a algunos de estos minerales lo que puede provocar una reducción en su capacidad deportiva.

Por ello, la suplementación con minerales en atletas con tales deficiencias mejora el rendimiento deportivo, mientras que en atletas con balances adecuados de minerales puede llegar a colaborar con mejorar algunas adaptaciones cómo  consecuencia del entrenamiento.

 

[learn_more caption=”Imagen”] http://www.flickr.com/photos/leehaywood/5121668106[/learn_more]

[learn_more caption=”SIND”] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2853497/table/T2/[/learn_more]

Loading...