enamoramiento de las zapatillas

Si bien la tendencia de correr descalzos está en pleno crecimiento, la mayoría de los corredores amateurs del mundo corren con zapatillas en cada uno de sus entrenamientos y competencias.

Cuantos mas kilómetros sumamos en nuestros pies, mayor suele ser el lazo que nos une con nuestras zapatillas, pero este lazo puede tener algunas complicaciones que queremos tratar en esta nota.

El problema

Este lazo del que hablamos, es el enamoramiento de nuetras zapatillas, a tal punto que se utilizan las mismas zapatillas para cada entrenamiento y que en algunos corredores puede ser tan grande que se niegan a cambiarlas aún cuando están muy deterioradas después de tanto correr.

Justamente este es el problema, negarnos a cambiarlas y correr el riesgo de padecer una lesión por utilizar zapatillas que no están en condiciones para cumplir la función para la cual han sido creadas

Si eres de esos corredores que utiliza sus zapatillas con agujeros en la suela u otros lugares, te recomendamos que dejes de lado tu amor por tus zapatillas , y comiences a buscar unas nuevas.

Es verdad que al momento de comprar nuevas zapatillas suele presentarse un  inconveniente importante: ha pasado tanto tiempo desde que compraste las anteriores, que ya no encuentras el mismo modelo.

Lamentablemente, la industria de indumentaria deportiva es así, los modelos cambian constantemente y si te gustan unas zapatillas quizás un año después ya no existan.

Algunos corredores intentan solucionarlo, comprando varios pares de zapatillas del mismo modelo y guardan uno para cuando eliminen el primero. Puede ser una solución a corto plazo, pero tarde o temprano tendrán que cambiar de modelo.

Por ello, te recomendamos que aceptes esta circunstancia y la aproveches, seguramente encontrarás algún modelo que cumpla con tus necesidades y puedas volver a enamorarte.

Mientras tanto, no olvides revisar tus zapatillas periódicamente, evalúa su estado general y sé prudente a la hora de hacerlo.

La suela es un aspecto importante a controlar, revisa que no tenga agujeros o deformaciones debido al roce con el suelo.

También controla la parte interna, sobre todo la plantilla, ya que con la suma de kilómetros es otra zona que tiene mucho desgaste y al no estar a la vista, muchas veces nos olvidamos de ella.

No hace mucho tiempo, realizando esta revisión en nuestras zapatillas, detectamos que nuestra suela estaba en perfectas condiciones (a la vista) pero que desde la plantilla se había gastado demasiado, llegando casi hasta la suela (esperamos haber sido claros), lo que significó su inmediato cambio.

data-ad-format="rectangle"

Por último recuerda que en caso que haya llegado el momento de cambiar de zapatillas, hay algunas cosas que no debes tener en cuenta para la elección de las nuevas  y te invitamos a leerlas aquí.

RELACIONADO

LA GRAN MENTIRA DE LAS ZAPATILLAS PARA CORRER

Imagen | joshwept

Loading...