Loading...

La realización de ejercicios pliométricos además de resultar muy divertidos para los corredores son una excelente forma de mejorar nuestra fuerza, agilidad y velocidad.

Si bien estos saltos resultan entrenidos y útiles, muchos corredores  no saben cuando están listos para comenzar a realizarlos ni en que momento de su plan de entrenamiento pueden incorporarlos y en esta nota te lo contamos.

Vale recordar que este tipo de ejercicios, están basados en saltos de diferentes tipos, con un solo pie o con ambos; rebotes; balanceos; desplazamientos rápidos; lanzamientos y recepción de objetos lastrados.

El entrenamiento pliométrico puede ser una herramienta poderosa para mejorar tu economía y eficiencia como corredor, pero debes tratarla con el respecto que se merece, ya que se tratan de entrenamiento de alta intensidad y alto impacto que exigirán tus piernas de una forma elevada.

Para realizar ejercicios pliométricos debes tener una adecuada forma física obtenida mediante meses de entrenamientos.

Comenzar a realizar los saltos antes que tu cuerpo esté adaptado a las exigencias deportivas que esto significa te podría acercar a una lesión.

Asimismo, es clave  seleccionar el momento oportuno para incorporar estas sesiones dentro de tu plan de entrenamiento: sería ideal incorporarlo dentro de la etapa de entrenamientos específicos (es decir entre las 4/6 semanas antes de tu próxima competencia).

Ello significará que en las últimas semanas ya deberías tener una buena forma física, lo que te permitirá que durante esas semanas logres obtener los beneficios de la pliometría y llegues en óptimas condiciones a la carrera.

Imagen | benwarren
Loading...