dieta desintoxicacion
Loading...

Iniciar un plan de adelgazamiento, sin resetear las papilas gustativas puede dificultar y/o impedir su éxito.

Las papilas gustativas se adaptan a nuestra dieta; y por ello,  el abuso de azúcar, edulcorantes, sal y grasas, provocan que sus receptores se saturen y sean menos efectivos.

Cómo consecuencia de este mal funcionamiento de nuestras papilas gustativas, necesitaremos de mas azúcar, sal y grasas para “sentirle el sabor” a las cosas que comemos.

Comer diariamente alimentos procesados produce una distorsión en las papilas gustativas, haciendo que se rechace, cada vez más, el consumo de los alimentos naturales.

Por ello, para iniciar un plan de adelgazamiento efectivo y/o cambiar tus hábitos alimenticios, te recomendamos que sigas la siguiente dieta de desintoxicación.

Su principal finalidad es restaurar y/o resetear tus papilas gustativas y permitirte sentir el verdadero sabor de los alimentos que comes.

Dieta de reseteo de las papilas gustativas

La dieta de desintoxicación que te proponemos se realizará en dos fases de una semana de duración cada una, donde no deberás sentir hambre, debilidad y/o cansancio.

Esta dieta  de desintoxicación y reseteo de las pupilas gustativas, debería permitirte entrenar con total normalidad y aunque no tiene cómo objetivo la pérdida de peso ni de grasa, será normal que se produzca un adelgazamiento.

El objetivo principal es incrementar nuestra capacidad para sentir el verdadero sabor de los alimentos (sin aditivos) y preparar al cuerpo para comenzar un correcto plan de alimentación.

Primera Fase

Esta primer fase de la dieta de desintoxicación, se caracteriza por el consumo elevado de frutas y verduras, y la eliminación completa de cualquier ingrediente que pueda alterar el sabor natural de los alimentos que ingerimos.

Desayuno:

El desayuno en esta primera fase, estará compuesto por:

– Dos frutas, las cuales no pueden ingerirse en forma de licuados ni jugos.

– Beber agua.

data-ad-format="rectangle"

– Dos huevos hervidos o revueltos.

Almuerzos y cenas:

Se puede optar por las siguientes variantes:

[notice type=”success” title=”Bebidas” tag=”h4″]Durante esta primera fase no se puede consumir: café, té, jugos, gaseosas, etc.; se debe beber abundante agua. La cantidad por ingesta es libre.[/notice]

Verduras crudas (en forma de ensalada): 3 variedades como mínimo; acompañadas de proteínas, pudiendo ser estas carnes rojas, pollo o pescado

Verduras cocidas (al vapor): 3 variedades como mínimo; acompañadas de proteínas, ya fuesen carnes rojas, pollo, pescado o huevo duro, también pueden reemplazarse las carnes por 2 a 4 claras de huevo.

Las carnes deben estar hervidas, cocidas a la plancha o a la parrilla; al pollo se le debe quitar la piel.

– Arroz integral

Legumbres: lentejas, porotos, garbanzos

[notice type=”support” title=”Importante” tag=”h4″]Ninguno de los almuerzos y cenas deben estar condimentados; no se puede usar limón, aceite, sal, vinagre, etc.; esto se realiza con el objeto de aumentar la sensibilidad de las papilas gustativas.[/notice]

Merienda:

Optar por: avena natural; almendras; nueces; avellanas; semillas de girasol, etc.

Segunda Fase

En esta segunda fase, se busca flexibilizar el programa de manera progresiva incorporando algunos ingredientes que den mas sabor a las comidas, pero siempre de manera natural.

Desayuno: se incorporan las infusiones y los licuados (aunque estos poseen menos nutrientes que las frutas cortadas en pequeños trozos); se puede agregar un pan integral o una tostada con queso blanco, sin abusar en las porciones.

Almuerzo y Cena: se realiza el agregado de ingredientes que aportan sabor, pero en pequeñas dosis (cucharada tipo té) de aceite, vinagre, limón, etc.

Esta estrategia resulta inteligente cuando dicho agregado no altera de manera significativa el sabor natural del alimento.

Al término de este programa, tus papilas gustativas deberían encontrarse receptivas al verdadero sabor de los alimentos y sin dudas te ayudará a tener hábitos alimenticios saludables de manera mas fácil.

Merienda: aquí ya se pueden incorporar las infusiones, el yoghurt desnatado (bajo y/o reducido en grasas) y la leche.

Importante: si durante esta fase la persona recurre nuevamente a alimentos aditivos, debe volver a realizar la fase 1 del programa. Esto debe ser repetido las veces que sea necesario hasta que la persona logre generar el cambio positivo en cuanto a la alimentación.

Este artículo ha sido elaborado con la amable colaboración de Silvina Cristofano: ultramaratonista, entrenadora personal y dirige equipos de running en Bs. As y el Sur Argentino – Twitter: @blondasok / silvinacristofano@hotmail.com.

Imagen http://www.flickr.com/photos/jeremybrooks/3648314357

Loading...