Cuando un corredor comienza un plan de entrenamiento con el objetivo participar en una carrera, la cantidad de kilómetros que corremos cada semana es uno de los factores determinantes de su éxito o fracaso.

Entre corredores amateurs de nivel medio  o avanzado que se encuentran preparando una carrera de las denominadas largas (medio maratón – maratón), es normal detectar una cierta obsesión con el kilometraje semanal que ha de realizar.

Así, muchos corredores llegan a límites insospechados y cometen errores graves y riesgosos: salen a correr aunque el cuerpo diga basta, entrenan incluso lesionados y todo porqué no desean perder ni un solo metro de su planificación.

Sin embargo, además de la cantidad de kilómetros que corremos, aparece el concepto de calidad  y de ahí surge una expresión muy utilizada: los kilómetros basura  ( o millas). ¿Existen? ¿Cuales son?

Acepciones

El término kilómetro basura si bien es muy usado por muchos corredores, tiene distintas acepciones o significados:

-Algunos corredores en la desesperación de sumar kilómetros a sus planes de entrenamiento, suman a su kilometraje semanal hasta los 200 metros que tienen que correr para llegar a subirse a un omnibus o el kilómetro que caminan rápidamente para llegar a su trabajo. Esos serían kilómetros (o metros) basura.

-Para otros corredores, los kilómetros basura son aquellos que se realizan de mas en un entrenamiento relajado  y reparador. Por ejemplo, si al día de un entrenamiento duro, te corresponde correr 6 kilómetros reparadores y en vez de hacer eso corres 8 kilómetros, esos 2 kilómetros extras serían basura.

– Hay quienes consideran kilómetros basura a aquellos que realizamos como calentamiento y/o enfriamiento.

– Algunos corredores mas extremos, consideran kilómetros basura a aquellos que realizamos al día siguiente de un entrenamiento duro; ya que consideran que son innecesarios e inútiles.

NUESTRA DEFINICIÓN

En RunFitners, creemos fielmente que para ser un buen corredor, necesitamos correr; puede realizar otras actividades físicas, pero si tu pasión es el running, definitivamente debes practicarlo mas que el resto.

En base a ello, de las acepciones anteriores podemos decir:

– Los kilómetros que corres como parte de un calentamiento/enfriamiento no los consideramos basura:

Estos kilómetros si bien son corridos a un ritmo lento, tienen una función específica y no los consideramos basura.

– Los kilómetros que realizamos a un ritmo relajado, tampoco los consideramos basura.

Por su objetivo (ayudar a la recuperación) los consideramos clave dentro de un plan de entrenamiento.

Si tienes duda al respecto, intenta lo siguiente: Al día siguiente de un entrenamiento duro, no hagas actividad física. La semana siguiente repite el entrenamiento y al día siguiente sal a correr a un ritmo relajado que te permita mantener una conversación y luego realiza tus estiramientos. Sin dudas notarás la diferencia.

-Los kilómetros/metros que no forman de un entrenamiento:

No tienen finalidad específica para nuestro entrenamiento, ni ayudan a acercarte a tu objetivo para la carrera por lo que podemos decir que estos kilómetros son basura.

-Los kilómetros extras que corres en los entrenamientos reparadores:

Aquí ya dependerá de un factor principal: Si estos kilómetros extras convierten tu entrenamiento relajado en un entrenamiento duro, son basura, ya que te producirán mayor cansancio, impedirán  a tu cuerpo recuperarse del entrenamiento duro del día anterior y te dificultará tu rendimiento en el próximo entrenamiento.

CONCLUSIONES

En virtud de lo dicho podemos decir que consideramos kilómetros basura a aquellos que no tienen una finalidad específica dentro de nuestro plan de entrenamiento, y que no sólo no colaboran con el logro del objetivo establecido sino que también pueden dificultar y/o impedir su logro.

data-ad-format="rectangle"

[learn_more caption=”Imagen”] http://www.flickr.com/photos/malingering/[/learn_more]

Loading...