corredor sin excusas
Loading...

Para muchos corredores puede ser muy difícil distinguir verdaderas excusas de buenas razones para no correr.

Así, hay demasiados corredores que, cuando se trata de crear excusas para saltarse un entrenamiento, son reales profesionales.

Por ello, para que puedas ver de una forma gráfica y concreta, la diferencia entre malas excusas y buenas razones para no correr, te invitamos a leer con un poco de humor, las siguientes comparaciones.

“Hay tormenta eléctrica”

vs.

“Está lloviznando”

Claramente (esperamos), en este caso la gran excusa es la llovizna, ya que no no es un motivo válido para dejar de correr. Las carreras no se suspenden por lluvia y menos deberían suspenderse los entrenamientos.

Del lado contrario, podemos afirmar que, una tormenta eléctrica, es una muy buena razón para no salir a correr por la calle, ya que puede ser demasiado alto el riesgo de sufrir una descarga eléctrica.

“Tuve un mal día, estoy cansado y prefiero ver la tv

VS.

“Ayer corrí 20 km a ritmo de maratón y necesito un descanso”

En muchos casos, el cansancio, puede ser un buen motivo para no correr o una excusa demasiado fácil de utilizar. En este caso, el “tuve un mal día, estoy cansado y prefiero ver la tv”, es una excusa para no correr.

“No tengo tiempo”

VS.

“Estoy enfermo”

Probablemente, el “no tengo tiempo” es la excusa mas utilizada para no correr ni realizar ningún tipo de actividad física.

Aquellos corredores comprometidos saben que encontrar el tiempo para correr es mas fácil de lo que muchos creen. Sólo se necesita un poco de planificación y un poco de deseo.

 


“Voy al bar a beber unas cervezas”

VS

“Voy al gimnasio a entrenar mi core”

Pese a que salidas de esparcimiento pueden ser muy útiles para el estado de ánimo de un corredor, dejar de correr por ir a un bar a beber cervezas no es una buena razón.

Por el otro lado, dejar de correr por una buena sesión de entrenamiento de core o cualquier técnica de entrenamiento cruzado es un muy buen motivo.

“Mañana me junto con amigos”

VS.

“Mañana tengo carrera”

Como en los anteriores casos, la excusa está en la primer frase y el buen motivo para no correr en la segunda.

“Me duele la cabeza”

VS

“Estoy lesionado”

Por último, otra gran excusa (y muy mala) para no correr: un simple dolor de cabeza vs, una verdadera lesión que te impide correr.


 

Las personas corren por diversos motivos (placer, adelgazar, relajarse, etc), pero con el tiempo, algunos olvidan estas razones.

data-ad-format="rectangle"

Para evitar caer en malas excusas, te recomendamos que siempre tengas presente porqué corres, establezcas metas y objetivos posibles.


flickr photo by Peter Mooney http://flickr.com/photos/peterm7/17011159914 shared under a Creative Commons (BY-SA) license

Loading...