círculo de lesiones

Una de las peores cosas que le puede pasar a un corredor que está entrenando para una competición,  es lesionarse gravemente durante su plan de entrenamiento  y tener que dejar de correr.

Claro que también están aquellos corredores que no sufren lesiones graves, sino que están en un constante círculo de lesiones pequeñas que le impiden progresar como deberían y desearían.

Si eres de esos corredores que pasa de una lesión tras otra, que te impiden cumplir con tu plan de entrenamiento y rendir de la forma que debes, te recomendamos que continúes leyendo esta nota. 

Loading...

El círculo de lesiones

El deseo y la ansiedad de mejorar, suele hacer que nos equivoquemos y que busquemos aumentar la intensidad y/o el volumen de nuestros entrenamientos  en forma constante, sin darle a nuestro cuerpo el tiempo necesario para adaptarse.

Cuando superamos los límites de asimilación y recuperación que nuestro cuerpo tiene, será normal que aparezca el sobreentrenamiento o las lesiones.

Los errores en la técnica de carrera, calzado inadecuado y los desequilibrios corporales, son algunas de las otras posibles causas de aparición de lesiones.

Claro que la forma de encarar cada lesión  dependerá de su gravedad y la causa (siempre debes buscar la causa para evitar recaer en la misma lesión una y otra vez).

Sin embargo, el problema puede agravarse aun mas, si entramos en lo que denominamos el círculo vicioso de las lesiones que suele funcionar de la siguiente manera (o muy similar):

Durante tu plan de entrenamiento, sufres una pequeña lesión que te deja afuera de las pistas durante algunos días o una semana, cuando te sientes mejor, la ansiedad te hace querer recuperar los entrenamientos perdidos y presionas a tu cuerpo nuevamente.

data-ad-format="rectangle"

Sin dudas, es mucho mejor tomarse un descanso de algunos días que pasar mes tras mes dentro de un círculo de lesiones y no llegar a ningún lado.

Otro caso muy usual entre quienes corremos, es querer evitar tomarnos un descanso cuando realmente lo necesitamos. Así, seguimos corriendo con molestias (que no llegan a ser lesiones), pero que con el pasar del tiempo sin recuperarnos en forma completa se convierte en una lesión.

Nuestro cuerpo, tiene grandes poderes de adaptación y compensación, es decir que si tienes una molestia,  lesión o incapacidad en alguna parte de tu cuerpo, instintivamente intentará compensarlo con otra parte en mejores condiciones.

El riesgo es que en estas circunstancias, la parte en mejores condiciones suele sobrecargarse, y termina apareciendo una lesión en ella.

data-ad-format="rectangle"

Si pasa esto, nuevamente estás unos días fuera de las pistas, y luego vuelves hacer lo mismo una y otra vez, sin darte cuenta estás en dando vueltas en el círculo vicioso de lesiones.

Si analizas tu ciclo de entrenamiento, y detectas que últimamente no has logrado un mes de entrenamiento sólido por lesiones, seguramente estés dentro de este círculo.

Claramente, este círculo vicioso de lesiones no sólo arruina tu oportunidad de tener un espectacular rendimiento en una carrera, sino que también, genera un perjuicio en tu desarrollo como corredor, a largo plazo.

Como salir del círculo de lesiones

Si deseas salir de este círculo de lesiones o evitar entrar en él a continuación te daremos las mejores formas de lograrlo:

– Llevar un registro de entrenamientos:

  A veces en la locura de mejorar cada día es difícil recordar las molestias/lesiones que vamos sufriendo. Por ello, llevar un registro de tus entrenamientos donde registres como te sientes cada día te servirá para saber si estás dentro del círculo de lesiones.

Conoce como llevar un registro de tus entrenamientos aquí.

– Baja el volumen de entrenamientos:

Si estás teniendo una molestia que no desaparece o vuelves a correr luego de una pequeña lesión, baja el volumen de tus entrenamientos. Busca reducir tu kilometraje entre un 10/20% (aproximadamente)  durante la primer semana, para evitar resentirte y seguir dando  a tu cuerpo tiempo para recuperarse.

– Elimina los entrenamientos duros:

Hasta que estés en perfecta condiciones (sin molestias/lesiones), elimina los entrenamientos duros donde mas exiges a tu cuerpo. Basa tu entrenamiento en entrenamientos lentos; es decir, nada de fartlek, tempo, etc.

– No caigas en la tentación:

No intentes recuperar los días perdidos, recuerda que es peor pasar de una lesión tras otra, que recuperarse bien de una sola.

– R.I.C.E:

Al terminar tus entrenamientos, quizás te sirva utilizar estas técnicas de recuperación para ayudar a tu cuerpo a volver a estar al 100% mas rápidamente. Conoce mas de R.I.C.E, aquí

Imagen http://www.flickr.com/photos/basegreen/1397888006/sizes/l/in/photostream/

Loading...