información nutricional
Loading...

Aunque los mejores alimentos suelen ser aquellos que no llevan etiquetas nutricionales, lo cierto es que en la actualidad los alimentos empaquetados y/o procesados son parte de la alimentación de muchas personas.

Las etiquetas nutricionales, pueden ser una fuente de información valiosa de qué es lo que nos llevamos a la boca, pero también pueden ser fuente de confusión y/o engaños.

Por ello, a continuación, te daremos algunos consejos para que puedas leer las etiquetas nutricionales de forma inteligente y decidir de la mejor manera.

1.- TAMAÑO DE LA PORCIÓN

Una de las primeras cosas que debes ver dentro de las etiquetas nutricionales, es el tamaño de la porción y la cantidad de porciones que incluidas en el envase.

El tamaño de la porción influencia el número de calorías y nutrientes que consumirás, pero es muy importante que seas analítico al leerla.

En alimentos procesados y calóricos (como dulces y galletas), se suelen usar tamaños de porciones pequeñas (ejemplo 2 galletas), lo que puede generar equivocaciones.

Por ello, una vez que hayas leído el tamaño de la porción, es importante que analices cuantas porciones vas a consumir  y luego seguir leyendo la etiqueta nutricional.

2.- CALORÍAS

Las calorías se emplean como una forma de medir la energía de los alimentos que ingieres y aunque no todas las calorías son iguales ni tienen los mismos efectos en nuestro cuerpo, puede ser un parámetro a tener en cuenta dentro de la etiqueta nutricional.

En un corredor, el consumo exagerado de calorías puede producir aumentos innecesarios de peso y un consumo bajo de calorías puede producir bajos rendimientos.

Cuanto mas activa seas, mayor será la cantidad de calorías que deberías consumir en tu dieta diaria.

3.-IDENTIFICA EL MACRONUTRIENTE PRINCIPAL

Los carbohidratos, proteínas y grasas son los tres macronutrientes que todo corredor debe consumir.

Cada uno de ellos cumple una función diferente, y por ello es tan importante saber cual es el macronutriente preponderante dentro de los alimentos que consumes.

data-ad-format="rectangle"

Determinar la cantidad de carbohidratos, proteínas y/o grasas que aporta cada alimento, es una buena manera de decidir cual es el mejor momento para consumirlos.

Aunque, muchos corredores tienen temor a las grasas, lo cierto es que deberían formar parte de una dieta saludable ya que no solo cumple funciones vitales, sino también son una fuente de energía para el corredor de largas distancias.

Sin embargo, la mayor parte de los alimentos procesados con altas cantidades de grasas suelen aportar los tipos de grasas que menos beneficiosos (como las grasas trans). Por ello, en alimentos procesados, recomendamos abstenerse de aquellos donde el principal macronutriente sea la grasa.

Pese a que los carbohidratos son una de las fuentes de energía claves para los corredores, tampoco debería abusarse de ellos.

4.- BUSCA NUTRIENTES

Saber la cantidad de calorías de un alimento, sin analizar la cantidad de nutrientes puede llevar a confusiones.

Para un corredor, es vital consumir alimentos nutritivos (con gran aporte de micro y macronutrientes) para mantenerse saludable y libre de lesiones.

Buscar alimentos ricos en fibra, vitamina A, vitamina C, potasio, calcio, hierro, magnesio (y otros tantos), es una buena forma de determinar si un alimento es nutricionalmente denso o no.

Para realizar la comparación entre alimentos y su cantidad de nutrientes, es importante que verifiques el tamaño de la porción junto con los valores diarios recomendados para determinado nutriente.

Busca siempre alimentos con la mayor cantidad de porcentaje de valores diarios recomendados. Si una porción de un alimento aporta el 1% de los valores diarios recomendados, no resulta significativo como para tomar una decisión.

Por ejemplo, si entre dos alimentos diferentes y un tamaño de porción similar, detectas que uno aporta mayor cantidad de calcio, puede ser una pauta para decidir su compra.

Imagen | .flickr.com/photos/elgrandee/3310272458

Loading...