Cuando estás corriendo una carrera, ¿te gusta conocer tus TIEMPOS DE CARRERA? En este artículo analizamos los pros y los contras de esta costumbre.

¿CONVIENE SABER LOS TIEMPOS DE CARRERA DURANTE LA COMPETENCIA?

Si bien nos encantaría darte una respuesta concluyente, resulta imposible.

Básicamente depende de tus gustos. La respuesta es puramente subjetiva; tu experiencia en las carreras te dirán que es mejor y de qué forma rindes mas.

Lo que si podemos contarte son las ventajas y desventajas de hacerlo, para que puedas tomar decisiones inteligentes y realizar pruebas de qué te conviene.

Esta es la alternativa que prefieren buena parte de los runners que usan relojes para correr .

No hay dudas, resulta muy fácil y tentador chequear tus marcas en cada kilómetro.

Esta costumbre tiene algunos aspectos positivos y otros negativos.

Por un lado, conocer tu tiempo de carrera, te permite llevar un control de tu estrategia y realizar ajustes en el momento.

Si ves que estás corriendo muy rápido, puedes bajar la velocidad. Si ves que estás corriendo muy lento, podrás acelerar.

data-ad-format="rectangle"

Sin embargo, también puede generar algunos problemas.

Por un lado te hace dependiente de la tecnología. Necesitas un reloj o smartphone que te diga qué tan rápido estás corriendo en vez de utilizar tu propia percepción.

En algunos casos, hasta puede ser un limitante de tu rendimiento. 

No preocuparte por el ritmo objetivo (el real) y si por el subjetivo (como te sientes), te puede permitir hacer uso de la motivación y energía que genera una competencia.

data-ad-format="rectangle"

Muchos corredores durante una competencia sienten que están corriendo más lento de lo normal y se esfuerzan más para intentar correr más rápido.

Si no sabes la velocidad a la que corres y te pasa esto, podrás ir mas rápido de lo normal (cuidado con no quemarte y quedarte sin energía).

Si cuando ves los tiempos,  tu rendimiento no es el esperado, corres el riesgo de decepcionarte y si tu confianza no es la suficiente, te podría hacer disminuir tu ritmo.

En cambio, si estás corriendo mas rápido de lo normal, puedes asustarte por tu velocidad y aún sintiéndote bien para mantener ese ritmo, bajarla solo por el miedo a no llegar a terminar la carrera.

 

Loading...