Realizar entrenamientos específicos para  nuestra próxima carrera en las semanas previas al evento, nos permitirá acercar a nuestro cuerpo y mente al esfuerzo que nos espera.

La incorporación de especificidad deberá iniciarse entre 4 y 6 semanas antes de la carrera  y en líneas generales supone la simulación, en intensidad, de lo queremos hacer en nuestra carrera.

Sin embargo, si nuestra próxima carrera es una maratón (42  km)   se nos presenta el inconveniente que simular las condiciones  de la competencia a escasas semanas de ella puede resultar riesgoso al aumentar las chances de lesiones. 

Loading...

En virtud de la distancia y la duración de esta competencia, nuestro cuerpo deberá estar acostumbrado a ser eficiente  quemando grasa como fuente de energía y conservar las reservas de energía necesarias para lleguar al final de la carrera de la mejora manera.

Por eso, necesitaremos realizar entrenamientos que ayuden a que nuestro cuerpo sienta el cansancio y fatiga que sentiremos en la carrera y se acostumbre a correr con bajos níveles de glucógeno.

Para ello, te recomendamos probar la siguiente sesión de entrenamiento previo  trote suave durante 10 minutos:

-2 series de 10 km,  a un ritmo 10/20 segundos  mas rápido que el que deseas correr la maratón,  con 10 minutos de trote suave entre cada serie a modo de recuperación (10km-10 min- 10 km).  Finalizar el entrenamiento con 10 minutos de trote suave.

El propósito de este entrenamiento es correr a un ritmo mas rápido que el de maratón durante un total de 20 km que te ayudara a: 1) aumentar tu capacidad de quemar grasa como fuente de combustible; 2) practicar correr con piernas cansadas y 3) simular la sensación de piernas molidas que muchos maratonistas sienten al superar la barrera de los 30 km (o la llamada la pared) .

¿Te animas?

data-ad-format="rectangle"
Loading...
Comparte