Hace tiempo, leímos un excelente libro titulado “Corredores de Fondo y Medio Fondo” escrito por  David Martin y Peter N. Coe  y calificado como “la biblia de los corredores” por algunos especialistas.

Entre cientos de temas interesantes  sobre el running, en uno de sus capítulos se analiza la fijación de  objetivos a largo plazo a través del caso de Sebastian Coe (el número 254 en la foto).

Loading...

Sino conoces a Coe, deberías saber que es un atleta que se destacó en el mundo del running en los años 80, al ser campeón olímpico de los 1.500 metros en Moscú 1980 y Los Ángeles 1984, batió numerosos récords del mundo y está considerado como uno de los mejores atletas de la historia.

Ahora bien, en  cuanto al tema que nos ocupa, nos atrevemos a transcribir un pequeño fragmento de tal libro  que nos resultó sumamente gráfico para poder entender la importancia de la constancia en el running:

Las coordenadas  principales de la planificación  de la carrera de un atleta son la prueba en la que quiere especializarse y la edad en que generalmente están en su mejor momento para esta distancia… Para los atletas masculinos que corren los 5000 m, el promedio de edad en la que los diez mejores atletas actuales han alcanzado el punto culminante de su carrera es a los 27 años…

Vamos a esbozar los objetivos de nuestro atleta de 20 años, que cumplirá los 21 el primero de enero y que tiene su mejor marca personal de 5.000 m en 14 minutos. En líneas generales, debe rebajar su tiempo en 1 minutos durante los próximos ocho años, contando desde el primer día que cumpla 21 años y terminando con 28 cumpleaños ( para llegar a los 13  minutos para los 5000m) … Considerando que progresará mas lentamente  a medida que se acerque el momento culminante, es mas realista calcular una reducción escalonada de tiempo por año  que una reducción uniforme de 10 seg/año (mayor en los primeros años y menor mas cerca de los 28 años)… El cumplimiento estricto de este esquema de progresión en siete años protegerá al atleta de lesiones ocasionadas por el exceso de entrenamiento y creará un entorno óptimo para un progreso uniforme. “

Seb Coe empezó a correr como escolar a la edad de 12 años. A los 13 años, su entrenador preparó un plan destinado a atletas jóvenes que destacaban, basado en la edad y que tenía que culminar con los Juegos Olímpicos de 1980. El plan era lo suficientemente  específico como para establecer objetivos alcanzablesy, a la vez lo bastante flexible como para adaptarse  a todas las situaciones de la vida académica  que pudieran producirse desde las primeras épocas de escolarización hasta la postgraduación universitaria. Salvo algunas remodelacioes para adaptarse  a los exámenes y a las pequeñas lesiones, el plan quedó intacto…

En 1972 el entrenador de Seb calculó en un papel lo que creía que costaría n los records del mundo de los 800 m, 1500 m y la milla  para cuando Seb se encontrara en disposición de batirlos, aproximadamente en 1980/1981. La predicción fue 1:43 para los 800m; el primer record del mundo que Seb batió (en 1979) fue con 1:42:33 a la edad de 22 años. La predicción para la milla fue de 3:48; el tiempo del primer récord del mndo de la milla de Seb (también en 1979) fue de 3:48.95. A pesar de que el cálculo era bueno, el factor sorpresa consistió en que se alcanzaron las metas con un año de antelación. El tiempo previsto para los 1500 m se retrasó en 7 años: los 3:30 calculados sólo pudieron alcanzarse (3:29.77) en 1986. Aunque ningún sistema es perfecto, este se acercó mucho a la perfección”.

De este relato podemos ver lo importante que es la constancia en el running, la mejor manera de convertirte en un mejor corredor es no abandonando y continuar corriendo con el paso de los años.

 

data-ad-format="rectangle"
Loading...
Comparte
  • 45
    Shares