principiantes
Loading...

Cada día mas personas deciden empezar a correr y se enfrentan a la dificultad del desconocimiento de muchas aspectos de nuestro deporte que resultan esenciales para hacerlo de manera segura y que nos permita disfrutar.

Por ello, para que lograrlo y convertirte en un corredor, iniciamos esta serie de artículos llamada “Las 10 cosas que debes saber antes de comenzar a correr“.

En caso de que no hayas leído la primera parte te recomendamos que lo hagas ingresando aquísí ya lo hiciste te invitamos a descubrir el resto de las cosas que debes saber antes de comenzar a correr.

6.- El hielo es tu amigo

Al empezar a correr es normal que nuestro cuerpo sufra las molestias típicas del comienzo de una nueva actividad física.

Una buena forma de combatir estas molestias será mediante el uso del hielo, una de las formas mas efectivas de luchar contra la inflamación y dolores post-entrenamientos.

El hielo es un excelente aliado de los corredores, y es importante que sepas que usarlo puede ayudarte a recuperarte mas rápido y estar listo para afrontar un nuevo entrenamiento pronto y en óptimas condiciones.

Aplica el hielo en la zona dolorida durante 10/15 minutos varias veces al día (deprendiendo de la intensidad de tus molestias).

Evita el contacto directo del hielo con tu piel para que no sufras quemaduras por frío.

7.- Las lesiones pueden evitarse (la mayoría)

Al empezar a correr, pocos son los corredores que toman consciencia de la importancia de ser inteligentes y de extremar los cuidados para prevenir lesiones.

Aunque en algunas lesiones, existe un grado de azar (a veces tenemos mala suerte, como un tropezón), muchas de ellas son generadas como consecuencia de errores de parte de los corredores.

Por ello, es importante que sepas que la mayoría de las lesiones pueden evitarse tomando algunas simples precauciones:

– La correcta planificación de los entrenamientos

– El fortalecimiento de tu cuerpo (no solo las piernas)

data-ad-format="rectangle"

– La realización de estiramientos (no solo las piernas)

– La correcta entrada en calor antes de comenzar a correr

– Realización de un protocolo adecuado de recuperación post-entreno

– Trabajando en la mejora de la técnica de carrera y corrección de disbalances

Aunque estas son solo algunas (las desarrollaremos en otro artículo), son las que consideramos mas importantes para prevenir la aparición de las tan odiadas lesiones.

8.-Necesitas tiempo

Demasiados corredores principiantes creen (equivocadamente) que pueden empezar a correr y rendir al máximo en algunas semanas.

Sin embargo, pocos son los que se dan cuenta que que nuestro cuerpo necesita del tiempo necesario para que se produzcan una serie de adaptaciones internas que son esenciales para que correr no sea una tortura.

Al igual que tu corazón y tus pulmones, tus piernas con sus músculos, ligamentos y  tendones necesitan adaptarse a ser exigidos de una manera superior a una simple caminata.

Toma las cosas con calma y empieza de a poco y mejora progresivamente.

9.-No existen las mejores zapatillas para correr

Elegir con cuales zapatillas empezar a correr entre la gran variedad de marcas y modelos puede ser un verdadero problema.

Al momento de comenzar la búsqueda, es es muy importante que sepas, que no existen las mejores zapatillas para correr.

Si escuchas un corredor que te dice que, tal zapatilla (marca y/o modelo) es la mejor,  debes saber que es una opinión meramente subjetiva que no tiene por qué aplicarse a tí.

Existen muchísimas marcas y modelos diferentes de zapatillas, y muchísimos corredores diferentes (con gustos y cuerpos diferentes), las zapatillas que son perfectas para tí, pueden no serlo para otra persona.

Por ello, resulta imposible definir cuáles son las mejores zapatillas para correr, pero puedes comenzar por informarte un poco y leer estos artículos relacionados:

10.-No entrenes duro dias consecutivos

Para mantenerte alejado de las lesiones y convertirte en un mejor corredor día tras día, hay una regla que deberías conocer y respetar, nunca entrenes duro dos días consecutivos.

Jamás realices dos entrenamientos desafiantes para tu cuerpo en días consecutivos. ¿Que consideramos entrenamientos duros? Tempo, fondos, sesiones de velocidad, son algunas de las rutinas duras que nos tocarán en nuestro plan.

Alterna días duros, con días fáciles donde descanses completamente o hagas entrenamientos de recuperación y así disfrutarás mas y pasarás menos tiempo lesionado.

Loading...