ADAPTACIONES

Muchos corredores al iniciarse creen que correr es únicamente mover un pie detrás del otro y mover los brazos de manera relativamente coordinada, sin embargo es mucho mas que eso.

Es normal que cuando una persona decide iniciarse en el mundo del running, lo haga sin demasiados conocimientos y comience a correr un día detrás de otro sin objetivos ni metas definidas.

La energía y los deseos de correr, suele generar el inconveniente de personas que pasan de una vida completamente sedentaria a convertirse en corredores de tiempo completo.

El inconveniente que se presenta, es que nuestro cuerpo necesita del tiempo necesario para que se produzcan una serie de adaptaciones internas que muchos corredores desconocen y en esta nota te las contaremos:

1.- Aparato locomotor

El aparato locomotor está formado por el sistema osteoarticular  (huesos, articulaciones y ligamentos) y el sistema muscular (músculos y tendones que unen los huesos).

Básicamente, nos permite el movimiento o locomoción  y sirve de sostén y protección al resto de órganos del cuerpo y suele ser la mayor preocupación de los corredores principiantes, ya que ahí se producen las lesiones.

Al comenzar a correr, necesitamos que nuestros huesos, articulaciones, ligamentos, músculos y tendones puedan soportar las tensiones que el running genera.

El entrenamiento, además de mejorar el funcionamiento de los capilares existentes en los músculos, tiende a incrementar  el número de capilares, lo que permite que llegue una mayor cantidad de sangre al correr

Asimismo, comenzar a correr producirá el incremento del tamaño y cantidad de mitocondrias musculares, que son las encargadas de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular del músculo.

Nuestro cuerpo, es una excelente maquina con poderosas capacidades de adaptación, pero para ello necesita de tiempo  y lo que suele suceder con los corredores principiantes es que no se lo dan.

No conocen sus límites ni los de su cuerpo, y siguen aumentando la presión sobre él constantemente, hasta que lo sobrepasan y se producen las lesiones.

Para el aparato locomotor, no es fácil pasar de un estado de inactividad física a comenzar a correr diariamente.

data-ad-format="rectangle"

2.-  Corazón y pulmones

Aún los corredores mas prudentes que cuidan en extremo sus músculos, olvidan preocuparse por las adaptaciones que se producen en nuestro corazón y pulmones.

El entrenamiento proporciona adaptaciones específicas en el sistema cardiovascular y en el sistema pulmonar, y  entre las principales, debemos mencionar:

– Se produce un aumento de volumen de sangre;

– La sangre consigue una mayor capacidad de captación de oxígeno,

– El corazón comienza  bombear mayor cantidad de sangre con menor esfuerzo  (los ventrículos del corazón se dilatan para permitir un volumen sistólico mayor por latido). Se hace mas eficiente y requiere menor cantidad de latidos para realizar una misma actividad.

-Los pulmones se hacen mas eficientes, consiguen oxigenar la sangre con mayor facilidad en altas intensidades y los músculos respiratorios se hacen mas fuertes y permiten que una mayor de aire sea inhalada y exhalada.

 

Loading...