maratón
Loading...

Correr  los 42.195 metros  de un maratón representa un esfuerzo físico significativo para aquellos valientes que se animan a correrla.

Agotamiento muscular, riesgo de deshidratación, el agotamiento del glucógeno almacenado en nuestros músculos e hígado, e inflamación son solo algunas de las consecuencias de correr un maratón

Correr 42 kilómetros es un acontecimiento trascendental en la vida de un corredor, pero para hacerlo con éxito es importante que conozcas el gran “engaño” del maratón.

El gran “engaño” del maratón

Al decidir participar de un maratón, es importante saber que tarde o temprano deberás correr con tus piernas agotadas.

Sin embargo, muchos son los corredores que sufren el gran engaño del maratón: sentirse en excelentes condiciones en los primeros kilómetros y en forma repentina comenzar a padecer una verdadera tortura de agotamiento y cansancio.

Así, es normal que, con la excitación del inicio comiencen la carrera a un ritmo mas rápido del programado, sentirse en óptimas condiciones en el kilómetro 10, mantener el mismo ritmo acelerado  y sentirse muy bien en el kilómetro 20, contar con fuerzas en el kilómetro 30 y encontrarse sumamente agotados en el kilómetro 35 (chocar con el muro).

Por ello, es clave no caer en el engaño del maratón y aunque te sientas en excelentes condiciones al iniciar la carrera correr al ritmo para el cual nos hemos preparado durante meses de entrenamientos y terminar la carrera en buenas condiciones.

Claro que en un maratón,  es inevitable que el agotamiento te afecte, pero ello puede verse significativamente agravado por un comienzo rápido.

Desde un punto fisiológico, es importante señalar que las reservas de glucógeno muscular y hepático (la forma en que se almacenan los carbohidratos que comemos) no alcanzan para que puedas terminar el maratón.

Es decir, tu cuerpo no dispone del glucógeno suficiente para que puedas correr toda la carrera dependiendo de ellos.

Iniciar la carrera a toda velocidad, obliga a tu cuerpo a utilizar una mayor cantidad de glucógeno que si comienzas la carrera a un ritmo mas prudente.

Además, el maratón no es solo un desafío físico, también es un gran desafío mental, ya que deberás luchar contra la desconcentración, el sufrimiento físico, el aburrimiento y quizás, hasta con la desesperación de saber que faltan muchos kilómetros de molestias.

Por ello recuerda, cumple con tus objetivos, respeta la distancia y corre a un ritmo que puedas mantener durante buena parte de la carrera.

data-ad-format="rectangle"

LAS 8 FASES AL CORRER UN MARATÓN – VIDEO 

[Tweet “Descubre el GRAN ENGAÑO DE LOS #42K!”]

Loading...