El estrés y el agotamiento mental tienen efectos directos en nuestra percepción del cansancio físico y pueden hacer que un entrenamiento o carrera se sienta mas difícil y duro  de lo que es.

Sin embargo, ese no es el único efecto negativo del estrés en nuestro rendimiento deportivo, ya que también podría afectar la velocidad con la que nos recuperamos.

Así, un interesante estudio de la Universidad de Texas  tuvo cómo objetivo  determinar de que manera el estrés mental crónico afecta la recuperación muscular  y la fatiga en la primer hora posterior a un ejercicio de resistencia. 

El Estudio

Para ello, se evaluó a un grupo de sujetos por sus niveles  de estrés en su vida cotidiana, para luego someterlos a una sesión de ejercicios de resistencia de alta intensidad para luego evaluar que tan rápido recuperaban su fuerza en la hora posterior.

Los resultados obtenidos demostraron que los sujetos mas estresados tuvieron una recuperación mas lenta.

La relación entre el estrés y la recuperación se mantuvo aun ante diferencias entre los sujetos respecto a forma física y carga de trabajo.

En su estudio los investigadores hacen mención a otras investigaciones donde se habrían señalado otras consecuencias del estrés: aumento en el posibilidad de lesiones y en la duración de la recuperación posterior a una cirugía;  y retraso en la cicatrización de heridas.

Finalmente, los autores del estudio indican: “Por lo tanto, a la luz de nuestros hallazgos, atletas y otras personas sometidas a periodos de ejercicio vigoroso deberían emprender estrategias para:  a) evitar los efectos negativos del estrés mental crónica o b) monitorear el estrés y realizar en forma cuidadosa el ejercicio intenso cuando el estrés crónico es inevitable.”

El estrés retrasaría la recuperación física luego de nuestros entrenamientos

Loading...