cortisol

El cortisol, es una de las tantas hormonas que nuestro cuerpo genera y es conocida como la “hormona del estrés” y si bien tiene un objetivo positivo en nuestra salud,  en exceso podría llegar a traer algunas complicaciones a los corredores.

El cortisol (hidrocortisona) es producida por la glándula suprarrenal (ubicadas encima de los riñones) , y es liberada como respuesta al estrés y una de las principales funciones del cortisol, es aumentar la concentración de glucosa en sangre para permitir a nuestros músculos tener la energía necesaria para realizar nuestros entrenamientos.

Es decir, el cortisol afecta el metabolismo, de manera que ayuda a que los niveles de azucar en sangre se mantengan mientras realizamos actividad física.

Loading...

Cuando corremos  nuestro cuerpo libera cortisol  (comienza a ser liberado durante el ejercicio físico al superar el 60% de nuestro consumo máximo de oxígeno) para permitirnos disponer de la energía necesaria para que nuestros músculos puedan funcionar adecuadamente y al terminar de correr, nuestro organismo se encarga de  lograr nuevamente el equilibrio, por lo que comienza a liberar menos cantidad de cortisol, hasta la próxima vez que lo exigimos o sometemos a estrés.

El inconveniente con esta hormona se puede presentar cuando nuestro cuerpo debe enfrentar al estrés constante y lo obligamos a estar permanentemente liberando cortisol, como cuando  entrenamos demasiado duro muy seguido o nos sobreentrenamos. Estos altos niveles de cortisol, suelen presentarse en corredores de fondo (especialmente maratonistas) donde el kilometraje que corren es sumamente elevado.

Niveles elevados de cortisol en forma crónica que han sido asociados con:

– aumento de la grasa abdominal.

– deterioro cognitivo.

data-ad-format="rectangle"

– disminución del sistema inmune.

Sin embargo, lo que mas debería preocuparnos del cortisol es que también se ha detectado que  durante la recuperación posterior al ejercicio físico, el aumento de los niveles de cortisol afecta en forma negativa a la liberación de testosterona, la principal hormona anabólica del cuerpo humano. La importancia de la testosterona para los corredores radica en que es especialmente importante en el crecimiento y mantenimiento de los músculos, los huesos y los glóbulos rojos.

Por ello, es bueno conocer algunos factores que pueden ayudarnos a reducir los niveles de cortisol:

– entrenamientos de intervalos: al igual que el cortisol, la liberación de testosterona también se produce durante el ejercicio físico intenso, por lo que la realización de entrenamientos de intervalos podría favorecer la liberación de testosterona y contrarrestar al cortisol.

data-ad-format="rectangle"

– suplementación con magnesio: estudios han detectado que no hubo aumento de cortisol durante el ejercicio y las concentraciones de esta hormona fueron menores luego de la suplementación con magnesio.

– disminuir el consumo de cafeína: esta sustancia que aumenta nuestro rendimiento deportivo, colabora con elevar nuestros niveles de cortisol por lo que para evitar su aumento es recomendable reducir su consumo.

Loading...
Comparte
  • 1
    Share